14 de diciembre de 2015

Templarios en España: 1ª parte



     Bienvenidos iniciados, el siguiente tema lo tendremos que dividir en distintas partes, ya que se haría muy pesado y largo, incluso a medida que se va leyendo,encontrareis que he enlazado con otros temas tratados con anterioridad....





  • Introducción:

     Lo primero que nos interesaría, seria retroceder en el tiempo al momento histórico que envolvía a España antes de la entrada del Temple, alrededor del 1128.
     La Reconquista de territorios a manos del Islam ya había comenzado, aunque todavía quedaba mucho por recuperar, esta recuperación de plazas no significaba una victoria definitiva, ya que a veces volvían a pasar a manos musulmanas.

     Para que podamos entender la división de España cristiana y musulmana, añado estos mapas.



     Cuando el Temple comienza a interesarse o más bien acudieron a las llamadas de auxilio de Portugal, Condado de Barcelona y Aragón, el territorio cristiano se encontraba dividido en:
  • Condados Catalanes: Conde de Barcelona.
  • Reinos de Aragón y Navarra: Rey Alfonso I.
  • Reinos de León: Castilla y León regido por Alfonso VII desde 1126.
  • Condado de Portugal: Alfonso Enriquez (Alfonso I de Portugal).
     El alcance y magnitud de los territorios, sufriría cambios y/o modificaciones a través de continuos pactos, guerras y/o alianzas entre los distintos reyes, nobles y la propia iglesia; nosotros nos centraremos en el momento que el Temple se introduce en España, como su relación con los distintos monarcas a través de los años, reporta grandes beneficios a la Orden, sin olvidarnos algún que otro tejemaneje político y de doble mano por medio.

  • Reinos de Aragón y Navarra:
     Alfonso I “el batallador” (1073 – 1134).

     La relación de Alfonso I con el Temple aparece cuando se menciona su Testamento (1134), de ello hablaremos en otro apartado; en esta ocasión trataremos los años anteriores a la aparición del Temple en Aragón, cuando sin estar presentes físicamente, este rey soñaba con tenerlos en su reino, y prueba de ello es la creación de cofradías, más concretamente la de Belchite y la de Monreal del Campo.

            
     Cofradía de Belchite: Creada el 8 de marzo de 1122 en Belchite, su función era la lucha contra el Islam.
     Cofradía de Monreal del Campo: Creada años más tardes, 1124-1128, en esta ocasión se admite que su constitución es a imitación de la de Jerusalén; entre sus proyectos se encuentra navegar hacia Jerusalén bajo la dirección del rey
     La relación de estas cofradías con el Temple radicaría en que tras la muerte de Alfonso I, ambas fueron absorbidas por el Temple, al igual que sus bienes y propiedades, añadiendo cimientos a la futura instalación de la Orden en territorio aragonés.
                                                                                                                                       Alfonso I. Francisco Pradilla 1879.Ayto. Zaragoza

     Testamento Alfonso I “el batallador”: Ruptura entre Aragón y Navarra.

     La Orden aparece de la mano de Alfonso I a través de su polémico Testamento. Sobre este tema ya hablamos en Donaciones a la Orden del Temple" y “TestamentoAlfonso I”.
     De todas maneras, lo que aquí nos importa, hablando históricamente, es de como este “conflicto”, es solucionado por sus nobles súbditos con independizar Navarra de Aragón.

     Por un lado, en Aragón se reconoce como soberano al hermano de Alfonso I, Ramiro II “el monje” (1075-1157), en estos momentos Obispo de Rodas y Barbastro; los nobles aragoneses apoyaron su decisión en una tradición aragonesa: “el rey sólo podía disponer a su antojo de las tierras que hubiera ganado por su propia mano, mientras que aquellas que hubiese heredado de sus antepasados-la mayoría, en este caso-, engrosarían los bienes del familiar mas cercano”.Historia de Iberia Vieja Nº 80.











     Por el otro lado, Navarra aportaría a García Ramírez V (1110-1150), biznieto del rey García III de Nájera y a la vez nieto del Cid Campeador.










     A partir de este momento, Aragón y Navarra quedaría divididos.
     Mientras tanto las tres ordenes herederas: Hospitalarios, Santo Sepulcro y Temple, según el Testamento, esperaban una solución al problema, hay que tener en cuenta que contaban con el apoyo de la Santa Sede, de echo, el papa Inocencio II escribiría en 1135 una carta a todos los príncipes de España para que se cumpliese dicho Testamento, aunque no sin mucho éxito.
     El primero en mover ficha sería Ramiro II: A través de una dispensa papal, se le permite casarse y tener descendencia; la elegida sería Inés de Poitiers, hija del duque de Aquitania Guillermo IX, de esta unión nacería Petronila (octubre 1136) quien justo un año más tarde, sería entregada en esponsales a Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona.
     Se firmaría un acuerdo mediante el cual, Ramón Berenguer IV gobernaría en Aragón bajo el título de príncipe de Aragón, y Ramiro seguiría con el título de Rey aunque se retiraría a su priorato de San Juan Pedro de Huesca.


                                                 Retrato Petronila y Ramón Berenguer IV.
                                                           Museo del Prado. 1634

     Ramón Berenguer IV y el Temple: Solución y Relación.

     La primera prioridad de Ramón Berenguer sería buscar una solución al conflicto con las ordenes, solución que no influyera en su relación con la Santa Sede, y por otro lado que no ofendiera a las ordenes en cuestión, las cuales les eran muy útil para su lucha contra el Islam.

     En 1140 comenzarían las reuniones, se tiene constancia que las 3 ordenes aceptan la sucesión de Ramón Berenguer IV y sus sucesores, y como tal es legitimado para la manipulación y gobierno del reino, en caso de que la dinastía se extinga, las ordenes recobrarán sus derechos.
     A cambio dichas órdenes recibirán:

             

     Hospitalarios y Santo Sepulcro: Reciben cada una un vasallo tributario de cada religión (cristiana- judía- musulmana) en Barbastro, Jaca, Huesca, Zaragoza, Calatay y Daroca, además de otros bienes y mercedes.



     Templarios: Aquí existe discrepancias entres distintos autores, ya que unos afirman que el Temple estuvo presente en la reunión y otros mantienen que fue una reunión más bien privada, avalada documentalmente. Por un lado pienso que el nombre de la Orden no hubiera quedado muy bien negándose a acudir a tal reunión, y menos cuando pretendían instalarse en Aragón, sin embargo, a medida que vas leyendo, me inclino más a pensar que estuvieron presente en tal reunión, aunque realmente sería en la privada donde inclinaran la balanza de su parte, simplemente, me niego a creer que con tales donaciones, los hospitalarios y santo sepulcro no respondieran de alguna manera.

     Con fecha 1137-1140 se conoce una carta escrita por Ramón Berenguer al maestre del Temple pidiéndole le enviara 10 freires del Temple, corriendo el mismo con los gastos. También se les haría donación de la Villa de Daroca, con sus términos, población y derechos reales, el honor de Lope Sánchez de Belchite y sus dos castillos: Osso y Belchite; el honor de Cutanda con sus pertenencias; 1 vasallo cristiano, judío y moro en Zaragoza; tierras de labor para dos parejas de bueyes; la 4ª parte de la Villa de Cuarte; el diezmo de cualquier ganancia que pudiera adquirir en territorio musulmán.

     En otro diploma fechado en 1143 aumentan las donaciones a la Orden del Temple por parte de Ramón Berenguer, en esta ocasión concedería las propiedades de Monzón, Mongay, Chalamera y Belver, Remolins, Barberá y Corbins (cuando fuera conquistado); además de un diezmo de sus rentas, 1.000 sueldos anuales en Zaragoza; la 5ª parte del botín correspondiente a tierras y bienes; les exime del pago de impuestos, peajes...
     Entre los privilegios les permite construir castillos o fortalezas donde crean pertinente ayudándolos.


     Aún con todas estas posesiones, Ramón Berenguer se debía comprometer al cumplimento del Testamento del batallador en el caso de que el matrimonio entre Ramón y Petronila, no tuviera descendencia.
     Sería Pedro de Rovira como Maestre de Provenza-Aragón, quien recibiera tales donaciones; asimismo, el propio conde y varios nobles catalanes, se ofrecerían para servir al Temple como caballeros por tiempo definido, normalmente un año.

     La influencia del Temple con este rey, llegaría al extremo de conseguir que el propio rey se comprometiera a no pactar tregua o paz con el enemigo sin consultar con la Orden previamente; tal preferencia y cariño le venía inculcada de su padre, quien ingresaría y moriría con el hábito templario.


                                                      *Cenotafio de Ramón Berenguer IV.
                                                          Monasterio de Ripoll.

    Tras la muerte de Ramón Berenguer IV en 1162, les donaría sus armas y arneses, además de las poblaciones de Razazol, Ambel, Alberite y Cabañas en compensación por los servicios prestados.

     Podríamos decir que el Temple construiría un Reino dentro de otro Reino.

     Nuevas Conquistas y Recompensas en Aragón y Cataluña.

     Una vez que la Orden del Temple comienza a instalarse a través de sus castillos y villas obtenidas por donaciones, no tardarían en implicarse militarmente en las campañas organizadas por Ramón Berenguer IV.

      A continuación haremos una tabla de conquistas realizadas por Berenguer y las futuras recompensas al Temple por su participación:

1148: Conquista Tortosa: La 5ª parte sería para el Temple a través de la recaudación de rentas.
1149: Ocupa Lérida, Fraga y Mezquinenza: La 5ª parte del Temple.
1153: Rendición de Miravet: La 5ª parte para el Temple.
1153: Se completa la conquista de los Valles del Segre y del Ebro.

     La 5ª parte correspondía al Castillo de Miravet; fortalezas menores como Algás, Batea, Corbera, Gandesa, Rinell y Rasquera; heredades en Mesquinenza, Flix, Ascó, García, Mora de Ebro y Tivisa; 2 *yugadas en Marsá.

Bibliografía:

  • Los Templarios en los Reinos de España. Gonzalo Martínez Diez.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • El Legado Templario. Juan G. Atienza.
  • Panoramica de la Orden del Temple en la Corona de Galicia-Galicia-León. Carlos Pereira Martinez.
  • Historia Universal. Ediciones Rueda.
  • Historia de Iberia Vieja. Nº 51.
  • Historia de Iberia Vieja. Nº 80.
  • Muy Historia. Nº 61

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada