18 de diciembre de 2015

Templarios en España: 5ª parte





     Bienvenidos iniciados,terminaremos la implantación del Temple a través de los Reinos de España, centrándonos en el Condado de Barcelona...





Condado de Barcelona:


Estatua Ramón Berenguer III.
Barcelona



     La Orden entraría en Cataluña gracias al Conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, sin embargo, hay discrepancias sobre la fecha, entre 1130-31; si seguimos los documentos, lo datan en estos años, momento en que el conde profesa en la Orden del Temple.





     Todo nos lleva a pensar en que encajaría más la fecha del 14 julio 1131, cuando cae enfermo y manda ser trasladado al hospital de pobres de Barcelona donde muere.
     En su Testamento dona al Temple su caballo y armadura.

     Durante su entrega a la Orden, donaría el Castillo de Grañena, incluida su población, así como los compromisos y obligaciones que habían adquiridos tanto caballeros como vasallos, pertenencias y rentas incluidas, a cambio, el Temple se comprometía a luchar contra el Islam.

     Tras la muerte de Ramón Berenguer III, otros nobles lo imitarán, entregando distintas donaciones al Temple, entre ellos el Conde Armengol VI, quien aportaría el Castillo de Barberá en 1132, incluyendo los caballeros, heredades y derechos que pertenecen al Conde.

Ramón Berenguer IV (1113 – 1162):





     Existe un documento en el Archivo Histórico Nacional fechado el 15 abril 1134, donde el propio Ramón Berenguer “determina los privilegios y exenciones que se harán a los templarios que elijan las tierras catalanas para instalarse”. La verdadera historia de la Orden del Templo de Jerusalén. Antonio Galera García.






     En 1137 Petronila (hija de Ramiro II “el monje”, rey de Aragón) le es entregada en esponsales, estableciéndose la firma de un acuerdo mediante el cual Ramón Berenguer gobernaría en Aragón con el Título de Príncipe, mientras Ramiro seguiría como rey, aunque retirado en el priorato de San Pedro de Huesca, hasta el momento que su hija tuviera edad suficiente para gobernar.

     El primer reto con el que se encontró fue la solución al conflicto del Testamento de Alfonso I, del cual hablamos dentro de la Corona de Aragón y Navarra.
     Resumiendo podríamos decir que a cambio del rechazo por parte de las órdenes herederas, y la aceptación de la sucesión de Ramón Berenguer y sus sucesores al trono de Aragón, como compensación se les haría entrega de propiedades, privilegios y derechos, justo o no, es lo que aparece documentado;
aunque realmente cuando sigues leyendo en profundidad, llegas a darte cuenta que tales compensaciones no fueron equitativas entre las tres órdenes, pues la relación con el Temple se muestra más especial; de ello hemos hablado anteriormente, así que no me extenderé en ello de nuevo.
     Si es importante no olvidarnos que este acuerdo de “cesión de Testamento” estaba supeditado a una cláusula especial, Ramón Berenguer se comprometía a devolver todo lo expuesto en el Testamento si no llegaba a tener descendencia con Petronila.


     Mientras en Temple se hacía cargo de la administración, vigilancia y defensa de todo el territorio existente hasta Valfogona y Espluga de Francolí, todo ello tras serle donado el Castillo de Barberá; impedirían el uso de la Vía Aurelia por las tropas enemigas para llegar hasta la costa colocándose estratégicamente en el Castillo de Valfogona y en el convento de Espluga de Francolí.

     Tras su muerte en 1162 donaría sus armas y arneses a la Orden del Temple, y como compensación a los servicios prestados: Razazol, Ambel, Alberite y Cabañas.

Bibliografía:
  • Los Templarios en los Reinos de España. Gonzalo Martínez Díez.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • El Legado Templario. Juan G. Atienza.
  • Panorámica de la Orden del Temple en la Corona de Galicia-Galicia-León. Carlos Pereira Martinez.
  • Historia Universal. Ediciones Rueda.
  • Historia de Iberia Vieja. Nº51.
  • Historia de Iberia Vieja. Nº 80.
  • Muy Historia. Nº 61.



No hay comentarios:

Publicar un comentario