25 de noviembre de 2015

Egeria


     Bienvenidos iniciados, si hablamos de viajeros, no nos podemos olvidar de una mujer audaz, valiente y desafiante para su época, en el S.IV recorrería y buscaría aquellos lugares que tuvieron relación con la Biblia...



  • Sobre Ella:
     Nos remontaremos al S.IV, donde la abadesa de un monasterio en tierras gallegas, emprende un viaje de peregrinación siguiendo todos aquellos lugares sagrados que describía la Biblia.
     Egeria o Eteria según otros escritos, de origen noble, se le relaciona con el Emperador Teodosio a razón de parentesco, ya que contó con salvoconductos y con el acompañamiento de soldados romanos durante partes del viaje, asimismo no le faltó el dinero en su viaje.


     Donde murió y donde descansan sus restos no se sabe, pero seguro que su alma sigue recorriendo viajera más caminos.

  • Sobre el Viaje:

     El viaje lo inicia en el año 381, durando 3 años, hasta el 384, año en el que ya no aparecen más escritos, aunque deja escrito su deseo de dirigirse hacia Efeso.
     Se propuso un peregrinaje muy especial, visitar todos aquellos lugares sagrados que nombraba la Biblia, visitando Constantinopla, Mesopotamia, Asia Menor, Siria, Palestina, entre otros.


      La mayor parte del camino lo haría a través de la red de calzadas romanas, que ayudaban a realizar un mejor camino, acompañada de un salvoconducto que allanaba aún mas el peregrinaje, acompañada por soldados romanos que se relevaban en los campamentos militares o ciudades.





      Descansaba en las casas de postas, y en ocasiones en aquellos monasterios que les ofrecía su hospitalidad.

      Anotaba todo lo que veía, le llamaba la atención, curiosidades; llegó a actuar de reportera o corresponsal, ya que se entrevistaba con monjes, eclesiásticos y con todas aquellas personas que le pudieran aportar información sobre el lugar donde se encontraba.
     Todas estas anotaciones a modo de cartas, se las iba mandando a sus hermanas del Monasterio en Hispania.
     También es curioso que destacaba la gastronomía de cada lugar.

  • Sobre sus Escritos:
     Hemos mencionado que escribía cartas en latín a sus hermanas, en ellas llega a describir ritos y ceremonias, como le llama la atención que la descripción de un lugar es todo lo contraria a lo que esperaba, como ejemplo: el Mar Rojo que lo imaginaba turbio o de aguas rojas, y en cambio es de aguas limpias, claras y frescas.



     Toda esta información se encuentra recogida en el Itinerario o Itinerarum, dividida a su vez en dos partes:

1ª.- Narra sus aventuras.
2ª.- Describe de manera as escueta lugares, personas y liturgias.

     Es una pena, porque no está completa, ya que falta el inicio y el final de los escritos.
     






     Podríamos añadir que Egeria aparece mencionada en una carta de San Valerio que escribió a los monjes del Monasterio del Bierzo.

  • Obra Olvidada:

     Sus textos estuvieron perdidos y olvidados durante mucho tiempo, sin embargo, saldrían a la luz de la mano de un arqueólogo italiano llamado Gian Francesco Gamurrini en 1884, aunque atribuidos a la persona equivocada, a Santa Silvia de Aquitania, fueron encontrados en la Biblioteca de la Cofradía de Santa Mª de Laicos en Arezzo – Italia.
      Se tuvo que esperar hasta 1903 para que tales cartas fueran restauradas a su legitima dueña, de mano del benedictino Mario Ferotín.

  • Sus Observaciones:
     
A continuación escribiré fragmentos de sus textos, y podréis observar como detalla liturgias, reliquias, curiosidades, comidas....


    · Sobre la reliquia Titulus Crucis en Jerusalen: “En un relicario de plata se conserva un fragmento de la sagrada madera de la cruz. El relicario es abierto y – la madera- es extraída y tanto ella como el título son colocados sobre la mesa”.






· Sobre el lugar donde aconteció el hecho de convertirse la mujer de Lot en estatua de sal: “Creedme, venerables señoras: por más que miré solo vi el lugar donde estaba la estatua; de la estatua misma ni el menor vestigio. En este punto no puedo engañaros”.

· Sobre el color del Mar Rojo: “ Al contrario, es sumamente limpia, clara y fresca, como la del mar océano. Hay en él langostas de exquisitas suavidad; cría toda clase de peces y tan sabrosos como los del mar de Italia”.

· Descripción del Río Eúfrates: “Es un río muy grande, tanto que mete miedo. Corre con la impetuosidad del Ródano, pero es inmensamente mayor”.

     Aquí os dejo un enlace que os llevará al Itinerarum de Egeria, consta de dos partes con un total de unas 53 páginas, escrito por Manuel Domingez Merino.

     1ª Parte: Peregrinación a los Santos Lugares.
     2ª Parte: Del recorrido por los Lugares Santos.


Bibliografía:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada