10 de octubre de 2016

Caída del Temple: Sus Protagonistas

     

      Bienvenidos iniciados, la pérdida de lugares santos y territorio cristiano en Tierra Santa, daría comienzo a gestionarse que pasaría con las órdenes militares cuando llegaran a Occidente....





  • Introducción:

      La pérdida de Jerusalén en 1244, así como la continua pérdida de territorios cristianos en Tierra Santa, y por último la pérdida de San Juan de Acre en 1291, marcarían un antes y después en las órdenes militares.
      La llegada de tales noticias a los distintos reinos de Occidente haría que tanto la clase privilegiada como la propia iglesia, se hicieran la misma pregunta: ¿Qué función tendrían tales ordenes cuando comenzaran a llegar sus miembros a sus distintos lugares de origen?.
      El temor no era infundado, tenemos que tener en cuenta que:
  • La mayor parte de estas personas eran deudoras de la Orden del Temple.
  • Al estar sujetos al poder del Papa, solo él podía juzgarlos.
  • Tenían grandes riquezas.
  • Añadir que disponían de un gran poder militar.
     Sabemos que algunas de ellas podrían seguir su función hospitalaria y de ayuda a peregrinos como en el caso de la Orden de San Juan de los Hospitalarios o la Orden de los Teutónicos, aquí nos centraremos en que ocurrió con la Orden del Temple.

  • Felipe el Hermoso: Entre su sueño y el odio.

   




  Para poder entender el afán de este rey por destruir al Temple, tenemos que dividir su obsesión en dos partes, por un lado a nivel político-económico, y otro a nivel personal-emocional.


     Francia se sumía en una gran crisis económica tras la guerra contra Flandes e Inglaterra; como avalistas para financiar tales guerras, recurrió a Lombardos, Venecianos y Toscanos, a los cuales no dudó en eliminar en cuanto tuvo ocasión, una manera elegante de quitarse deudas y futuros quebraderos de cabeza.
     Como nuevo recurso y solución para salir de esta crisis, puso sus miras en la Orden del Temple; mientras maquinaba como hacerse con el control y las riquezas de la Orden, Francia se sumió en una nueva crisis económica; en esta ocasión tomó como solución la apropiación de los bienes que los judíos franceses poseían, acuñaría nuevas monedas y se produciría un nuevo fracaso en la regulación monetaria, los productos de primera necesidad triplicarían su precio, de manera que provocaría el descontento del pueblo mostrado en un gran motín contra el rey.




     En una de sus salidas, tuvo que buscar refugio en la Casa del Temple de París (1306) donde residió durante un tiempo hasta que el pueblo se calmara, se cree que durante tal estancia, pudo contemplar parte del tesoro que custodiaba el Temple, y fue en ese momento donde vio la solución a todos sus problemas.






     A nivel personal-emocional, podemos mencionar que intentó por tres veces controlar la Orden:
     1.- Solicitó ser admitido en la Orden a Título Miembro Honorífico, se le fue denegado tal honor.
     2.- Solicitó el ingreso de uno de sus hijos, al ser de alta alcurnia llegaría a Maestre en poco tiempo y podría tener acceso a sus bienes, denegado de nuevo.
     3.- Solicitó la unión de la Orden de los Hospitalarios y los templarios, bajo el mando de uno de sus hijos; la idea de tal fusión sería rehusada en 1307 a través de una carta al papa.

     A tales rechazos, podemos unirle una experiencia que le marcaría en su infancia: Durante un viaje al Languedoc, conoció a Udant (primo), durante su estancia compartieron su gusto por la cetrería, Felipe pensó en que se convirtiera en un futuro en compañero de armas, sin embargo, Udant optaría por ingresar en la Orden del Temple, tal acción sería vista como un rechazo y lo marcaría durante toda su vida.

     Curiosidad:
     Tal era el odio que sentía por el Temple, que hizo exhumar y quemar los huesos del tesorero que mandó construir la Torre del Temple en París.

  • Guillermo de Nogaret: La mano derecha del rey.

     Como Jurista francés y Consejero del rey, se convertiría en su “mano derecha”.
     Su mayor objetivo era incautar los bienes del Temple para entregárselos a su rey.
     Su papel a lo largo de la trama sería decisiva en momentos determinados, sobre todo cuando asume el 22 de septiembre de 1307 el Ministerio de Justicia, a partir de ahora tendría poder suficiente para proceder contra el Temple.
     A lo largo de las entradas relacionadas con la caída de la Orden, iremos hablando mas tendidamente de sus acciones e intensiones.



  • Esquien de Floriac: El espía.

      Sobre este personaje existe variada información, incoherente y confusa; aquí haré una especie de resumen de la que me ha resultado más acertada y cerca de lo que realmente pasó con tal personaje.
      Posible informador o espía tanto de la Corona de Aragón como de Francia, es decir, se vendía al mejor postor.
     Se tiene la certeza de que perteneció a la Orden del Temple, en algunos de los libros consultados se dice que fue Coprior de Montfancon (Toulosse), sin embargo tal lugar se ha demostrado que no existe, posiblemente expulsado de la Orden estaría resentido con la misma.
     Según su historia fue declarado culpable de *apostasía y de haber apuñalado al Comendador de Monte Carmelo, por tales hechos debería haber sido condenado a muerte y ejecutado, sin embargo, visitó al rey Jaime II y a Felipe “el hermoso”.
     La hipótesis nos lleva a creer que tras matar al Comendador, huiría hacia París, protegido por Nogaret seria utilizado para la trama templaria, a cambio saldría impune de sus actos.
     Para no levantar sospechas, lo encarcelarían de nuevo en una celda donde tendría como compañero un caballero templario ya mayor quien antes de ser ejecutado se le confesaría, algo normal entre los templarios.
     Tras su posterior liberación, contaría el secreto que tal hermano le habría confesado: 1º En 1303 a Jaime II quien rechazó tales argumentos, y mas tarde a Felipe quien si le haría mas caso. Entre sus acusaciones se encontrarían:
  • Renegar de Dios durante la recepción de los hermanos.
  • Adoración a un ídolo durante la celebración de los Capítulos.
  • Más tarde se le irían añadiendo todos los inventados.

     Su muerte se relaciona con la venganza, es decir, moriría apuñalado por miembros de las llamadas guildas, eran corporaciones artesanales, en este caso de constructores tras el arresto de Molay y sus caballeros.

  • Bonifacio VIII (1295 - 1303): La piedra en el camino.

     Mostraba abiertamente su animadversión por el rey francés, y aun mas por Nogaret.
     Nogaret se la tenía sentenciada y sentía un odio casi enfermizo por el papa, todo debido a unas reprimendas a nivel público por su insolencia mostrada como mandatario y embajador en Roma sobre 1300.


     En 1303 Felipe organiza una asamblea en el Louvre donde son invitados prelados y barones, durante ella Guillermo de Plaisians presentaría una carta en la que atacaba abiertamente al papa, tildándolo de demonio, manipulador, sodomita, herético, ladrón, conspirador....; con ello pretendía levantar a tales señores para deponerlo.

     Mientras tanto, Nogaret marchaba hacia Italia acompañado de soldados, mercenarios y miembros de la familia Colonna (enemigos del papa), su intención era arrestar al propio para para ser llevado a Francia donde sería juzgado, condenado y depuesto como reo de herejía.; el arresto tiene lugar el 7 de septiembre de 1303, y se le exige:
  • La renuncia a su oficio.
  • La entrega del tesoro de la Iglesia.
  • La restitución de sus dignidades y cargos a los miembros de la familia Colonna.

     Su cautiverio no duró mucho, pues el día 9 septiembre una muchedumbre formada por el pueblo, irrumpe y lo liberan; no sintiéndose seguro se refugiaría en el Vaticano donde moriría el 12 de octubre 1303, también sobre su muerte hay dudas.
     Es curioso que antes de su arresto, se proponía excomulgar al rey Felipe a través de Bula, que precisamente iba a ser promulgada públicamente con fecha 8 de septiembre 1303, casualidad o no?.

  • Benedicto XI (1303 – 1304): El papa envenenado.

     Proclamado sucesor, no duraría mucho en su puesto, con lo cual no le dio tiempo de hacer nada.
     Aunque fue conocedor de la trama llevada a cabo por Nogaret y Felipe contra el papa, mandaría llamar a su presencia a Nogaret a quien tenía preparada una Bula para ser excomulgado.
     La “casualidad” quiso que enfermara y muriera tras comer unos higos frescos, según se dice, envenenados.

  • Clemente V: Lobo con piel de cordero.




     Arzobispo de Burdeos, sería cono nado papa el 14 noviembre 1305, lo primero que hizo fue trasladar la residencia papal de Roma a Aviñón, considerado una persona sin personalidad y sin carisma para llevar sus funciones papales, asimismo preocupado y obsesionado por su salud, algo que no se le puede reprochar viendo el futuro de sus dos antecesores.



     Considerado por la historia como marioneta del monarca francés, y colocado para los intereses de Francia, simplemente basta comprobar la elección de sus 10 cardenales de Lyón: 5 pertenecían a su propia familia y 4 eran del entorno del rey.
     A lo largo de la entradas veremos su participación dentro de la trama y como aunque aparezca como marioneta o víctima, también el sabría sacar ventaja y tajada de lo ocurrido; por ejemplo, se sabe que los bienes del Temple incautados en el Condado de Provenza, habrían sido distribuidos entre su familia.

  • Jacques de Molay: El último Maestre.



     Sobre Molay hice una entrada muy completa, en ella trataba sobre su ingreso e llegada a Maestre dentro de la Orden del Temple, el día de su arresto, declaraciones, ejecución, leyenda...
     Aquí os dejo el enlace por si queréis visitarla: Jacques de Molay.






     Continuación:

     Bibliografía:
  • Caballeros de Cristo. Alain Demurguer.
  • Los Misterios Templarios. Louis Charpentier.
  • La Verdadera Historia de la Orden del Templo de Jerusalen. Antonio Galera Gracia.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • La otra Historia de los Templarios. Michel Lamy.
  • El Libro Negro de los Templarios. Laurent de Vargas.
  • El Legado Templario. Juan G. Atienza.
  • Los griales, vírgenes negras.... Juan Eslava Galán.
  • Los Templarios en los Reinos de España. Gonzalo Martínez Diez.
  • Revista Muy Historia. Nº 61 marzo 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario