12 de octubre de 2016

Caída del Temple: Apresamiento, Acusaciones y Confesiones.


     Bienvenidos iniciados, la gran riqueza del Temple codiciada por el rey de Francia, Felipe “el hermoso”, les llevaría a representar los insectos que caería en la gran tela de araña elaborada por Felipe y sus secuaces....



  • EL Papa informa a Jacques de Molay.

     Molay llega a Francia sobre finales de 1306 y principios de 1307, antes de su llegada, Clemente V habría pedido un informe basado en los primeros testimonios recogidos para poder ser entregado al Maestre.
     Tales testimonios fueron aportados por hermanos templarios expulsados de la Orden del Temple en algún momento de su vida, pagados y mantenidos en secreto.
     Molay sería informado de las acusaciones y de sus acusadores personalmente por el papa tras su llegada a Francia.
     A partir de este momento comienza a tejerse la tela de araña.


     En 1307, Guillermo de París (dominico y doctor en teología), gran inquisidor de Francia comunica a los inquisidores las acusaciones contra la Orden y el modo de actuar:
Y si encontráis esos cargos verdad, procurad informar a probos religiosos, a fin de que este asunto no sea un tema de escándalo entre ellos o entre el pueblo, sino más bien una causa de edificación. Y no tardéis en enviar las declaraciones de los testigos al rey o a nosotros mismos, bajo vuestros sellos o los de las gentes del rey nombrados expresamente para esta investigación”.Codex Templi. Templespaña.


  • Apresamiento, Acusaciones y Confesiones.
     El 13 de octubre de 1307 se procede a la detención y confiscación de los bienes templarios en el Reino Francés.
     Lo primero que haría el rey sería: Tomar la Encomienda de París, hacerse con el Tesoro Real custodiado por el Temple y coger los fondos preparados para una próxima cruzada.
     Se cree que en el territorio de Francia se encontraban aproximadamente 4.000 freires, mas escuderos, sirvientes de armas y miembros que trabajaban para la orden.
     De todos los que fueron apresados, unos 2.000 fueron interrogados; primero por las autoridades reales y luego por las autoridades inquisitoriales, y gran parte de ellos torturados durante su prisión; muchos de ellos serían hermanos siervos los cuales no tenían contacto directo con las reglas y normas de la orden, y menos aún conocían lo que se hacía durante los Capítulos.

     Entre las muchas acusaciones, se encontraban:


  • Renegar de Nuestro Señor Jesucristo.
  • Escupir sobre la cruz.
  • Daban y recibían besos obscenos.
  • Sodomía.
  • Adoraban a ídolos.
  • Rechazo de los Sacramentos.
  • Secretismo de los Capítulos.
  • Enriquecimiento de la orden a cualquier precio....







     No hay que ser muy inteligente para saber que la mayoría de las confesiones obtenidas, serían inventadas o realizadas bajo tortura, de hecho, muchos de los prisioneros murieron en prisión debido a las heridas infringidas o por puro agotamiento, algunos prisioneros, después de ver y escuchar a sus hermanos tras los interrogatorios, no dudaron en ahorcarse viéndose sin valor para afrontar tal martirio.
     No debemos olvidar que a todos los templarios que murieron durante el proceso en las cárceles, se les fue denegado su derecho a recibir los Sacramentos, un castigo, esta vez para sus almas.
Molay confesaría el 24 octubre:

La astucia del enemigo del género humano condujo a los templarios a una perdición tan ciega que, desde hace tiempo, aquellos que eran recibidos en la Orden renegaban de Jesús, con peligro de su alma, escupían sobre la cruz que les era mostrada y cometían, en dicha ocasión otras barbaridades.”
Hará cuarenta y dos años que fui recibido en Beaune, en la diócesis de Autun, por el hermano Humbert de Pairaud, caballero, en presencia del también hermano Amaury de la Roche y de otros varios cuyo nombre no recuerdo. Hice primero toda clase de promesas con respecto a las observancias y a los estatutos de la Orden, y acto seguido me fue impuesto el manto. El hermano Humbert hizo traer a continuación una cruz de bronce en la que había una imagen del crucificado y me ordenó renegar de Cristo representado en dicha cruz. De mal grado, lo hice: el hermano Humbert me dijo acto seguido que escupiera sobre la cruz, y yo escupí al suelo”. La otra Historia de los Templarios. Michael Lamy.

     Tal confesión marcaría el corazón de los templarios y ayudaría a la caída de la Orden.

     Un dato a tener en cuenta es que en Francia, la detención de los templarios y confiscación de bienes fue mandada por el rey, el papa, todavía no había proclamado ninguna Bula para tal acción.
     El 22 de noviembre proclamaría una Bula “Pastoralis praeeminentiae” en ella dice: Apresar a todos los hermanos del Temple, confiscar y “custodiar” sus bienes hasta que fueran devueltos a los templarios en caso de ser inocentes, o destinados a Tierra Santa por lo contrario.
     Tal acción nos da a entender que al ver lo que Felipe estaba haciendo en Francia, no permitiría que pasara lo mismo con otros monarcas, o también quería sacar provecho para sí y su familia.
  • ¿Porqué no se defendieron?.
     Lo primero que tenemos que tener claro, es que realmente los que no se defendieron fueron los templarios franceses, sobre los templarios en los demás reinos, hablaremos más detenidamente. Y respondiendo a tal pregunta hay distintas teorías, una se basa en su Regla, es decir, tenían prohibido alzarse contra los cristianos, y sólo podían tomar las armas si eran atacados tres veces.







     Según los escritos, no levantaron sus armas y se entregaron pacíficamente.







     Si seguimos otra de las teorías es que simplemente los cogieron por sorpresa, el rey organizó una red de comunicación en la que a través de distintas misivas ordenaba no abrir una carta sellada hasta un día determinado: 13 octubre 1307, de tal manera que contendrían las ordenes de apresar y confiscar los bienes templarios.

     Según algunos autores, y yo pienso lo mismo, la Orden en primer lugar sabía de las intenciones del rey Felipe desde hacía tiempo, y seguro que tendría algún que otro espía dentro de la Corte (mas de uno le debía algún favor), también se habla de que el rey cuando entró en la Encomienda de París no encontró todo el tesoro que esperaba encontrar,; debemos recordar que tuvo que refugiarse en la Casa Madre huyendo del pueblo amotinado, y en algún momento pudo tener acceso a todo lo que se custodiaba en la Torre.
     Algún motivo oculto debía existir para tal acción, porque se sabe que un grupo de turcopliers procedentes de Chipre, marcharían hacia Francia, siendo distribuidos por el Albigeois y el Toulousin, aguardarían una orden que no llegó?.

  • Concilio de Vienne: Octubre 1311.
     Durante el tiempo que duró el Concilio, hubo tres temas a tratar:
  • Herejía de los templarios.
  • Socorro de Tierra Santa.
  • Reforma de las costumbres del clero y pueblo que restableciera la disciplina eclesiástica.

     Nos centraremos en la que nos interesa: Herejía de los templarios.
     Se expone ante los prelados y eclesiásticos los testimonios, acusaciones, confesiones sobre la orden; la cual tendría como defensores a 9 caballeros voluntarios de la orden, estos comunican que entre 1500/2000 caballeros se encontraban refugiados en los Montes de Lyón y alrededores para defender al Temple, Clemente asustado los manda encarcelar y escribe al rey Felipe comunicándole lo que ha sucedido y que sea prudente.

     A lo largo del Concilio se promulgarían distintas Bulas:
  • Bula “Vox in excelso” 22 marzo: Ordena la disolución de la Orden y la confiscación de todos sus bienes.
  • Bula “Ad providam Christi” 2 mayo: Ordena que los bienes del Temple pasen a la Orden de los Hospitalarios para la defensa en Tierra Santa.
  • Documento pontificio: Todo aquel que use el nombre, el hábito o cualquier elemento templario será inmediatamente excomulgado.
  • Bula “Considerantes dudum”6 mayo: Redacta las normas a seguir para regular el destino de los templarios.
     El Concilio se clausuró 6 mayo 1312.
     A partir de este momento los templarios que habían sobrevivido serían divididos por rangos:
  • Templarios absueltos: Recibirían un subsidio que saldría de los bienes de la Orden.
  • Templarios confesados (delito grave o crimen): Castigados según su delito cometido.

  • Templarios *relapsos: Castigados según penas canónicas (hoguera).



  • Templarios no confesados ni reconocido culpa alguna aún bajo tortura: Quedaban en manos de los concilios provinciales.

     A excepción de los declarados relapsos, todos recibirían un sueldo a condición de su cargo, y podrían vivir en casas o monasterios que habían sido templarios.          Aquellos templarios que permanecían fugitivos, debían presentarse ante el obispo correspondiente, en caso contrario sería excomulgado durante un año, pasado este tiempo considerado hereje y castigado por ello.
     Dicha Bula sería colocada en catedrales e iglesias mayores para que fuera vista por todo el mundo.

  • Los Grandes Dignatarios.
     Formados por: Jacques de Molay, Hugo de Pairaud (visitador de Francia), Raymband de Caron (maestre provincial Chipre-Tierra Santa) ya había fallecido, Godofredo de Gonneville (maestre provincial Aquitania-Poiton), Godofredo de Charney (maestre provincial Normandia) se comunicó que se les leería sentencia cuando el papa dictara la fecha, mientras tanto seguirían prisioneros,; para ellos el papa guardaba otro final.


     Tendrían que esperar hasta el 18 de marzo de 1314 cuando se terminó la colocación de un cadalso frente a la Catedral de Notre Dame en París, allí se les leería sentencia ante el pueblo congregado: cárcel severa perpetua, fue en estos momentos cuando Molay y Charney decidieron alzar sus voces, revocar tales confesiones y declarar ante la muchedumbre la inocencia de la Orden, esa misma tarde serían quemados en la Isla de los Judíos, en el Sena por orden del rey, sin esperar a un nuevo juicio o sentencia pese a las alegaciones de algunos de los presentes en el tribunal.




     Continuación:

     Bibliografía:
  • Caballeros de Cristo. Alain Demurguer.
  • Los Misterios Templarios. Louis Charpentier.
  • La Verdadera Historia de la Orden del Templo de Jerusalen. Antonio Galera Gracia.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • La otra Historia de los Templarios. Michel Lamy.
  • El Libro Negro de los Templarios. Laurent de Vargas.
  • El Legado Templario. Juan G. Atienza.
  • Los griales, vírgenes negras.... Juan Eslava Galán.
  • Los Templarios en los Reinos de España. Gonzalo Martínez Diez.
  • Revista Muy Historia. Nº 61 marzo 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada