15 de octubre de 2015

El "Ultimo" Maestre del Temple: Jacques de Molay





     Bienvenidos iniciados, a toda persona que le guste el tema de la orden del Temple, simplemente con escuchar su nombre sabe quien es, o tiene una vaga idea de su existencia, de este personaje bañado en sacrificio, dignidad y parte de leyenda, hablaremos a continuación....



     Jacques de Molay sería admitido en la Orden del Temple en Beaune, Borgoña en 1265, marchando a Tierra Santa donde pasaría desapercibido, sin saber el futuro que le esperaba.

     Durante la defensa de Acre en 1291, moriría su Maestre Guillermo de Beaujeu, siendo elegido de manera rápida Teobaldo Gaudin, comendador de Tierra Santa en esos momentos; no sería hasta su muerte, dos años más tarde sobre 1293 cuando Jacques de Molay se convierte en el nuevo Maestre.
     Elegido en Chipre, se trasladaría hacia Occidente, convocando un Capítulo Provincial en Montpellier sobre agosto de 1293.
     Durante el tiempo que invirtió en visitar al papa e incluso a reyes de Inglaterra, Francia, Napoles, además del rey Jaime II, se percató de que la confianza sobre la Orden del Temple había cambiado.

     De vuelta a Tierra Santa, se lanzaría a una expedición contra Egipto, sin embargo la poca ayuda recibida, haría que en 1300 tuviera que ser entregada de nuevo a los turcos. Aun así, tres años más tardes, de nuevo se realizaría una nueva incursión sobre Tortosa.






Papa Clemente V




  



   No podemos olvidarnos que durante el tiempo que existió la Orden, no fueron pocos los papas o reyes que quisieron su fusión con los Hospitalarios, durante el tiempo que estuvo Jacques de Molay, también se llevó a a cabo un nuevo intento, en esta ocasión de la mano del papa Clemente V, recibiendo como respuesta una gran negativa por parte del maestre de la Orden del Temple.

  • Como si no pasara nada.
     De todos es sabido las malas relaciones que existían entre el Temple y el rey de Francia, Felipe “el Hermoso”.


                                                            Felipe “el hermoso”






    



      Leyendo sobre el tema, he descubierto de donde procedía ese odio tan grande que residía dentro de Felipe, una de las causas se encontraba en el echo de haber sido rechazado como miembro honorario de la Orden, y más tarde ocurriría lo mismo con su hijo; este rechazo truncaría su idea de hacerse con el control de la Orden.
     Y a esto le comenzamos a unir la avaricia por conseguir sus tesoros, propiedades..., pues no nos a de extrañar que hiciera uso de sus recursos y “buenas” compañías para instigar su desaparición.

     Más concretamente, el día anterior a la detención de los templarios, Jacques de Molay, era invitado junto con la corte a las *exequias de Catalina de Courtenay, esposa de Carlos de Valois (hermano del rey), el 12 de Octubre de 1307, como si no pasara nada.

  • La Fecha: 13 Octubre 1307.
     Este día daría comienzo en “fin” para la Orden del Temple.
     Por toda Francia se comenzó el arresto de todos los templarios, así como la confiscación de sus bienes, nosotros nos centraremos en lo relacionado con el personaje del cual estamos hablando, Jacques de Molay.




Lo primero que hizo el rey, fue establecerse en la Torre del Temple, llevando consigo su tesoro real, de manera que al unirlo al existente ya en la Torre, podía cogerse al derecho de recuperar su dinero, teniendo acceso al de la Orden; a la vez que tenía cerca unos fondos destinados para una nueva Cruzada.





     A continuación os dejo una declaración de Molay, fechada en 24 Octubre:

La astucia del enemigo del género humano condujo a los templarios a una perdición tan ciega que, desde hace tiempo, aquellos que eran recibidos en la Orden renegaban de Jesús, con peligro de su alma, escupían sobre la cruz que les era mostrada y cometían, en dicha ocasión otras barbaridades.”

Hará cuarenta y dos años que fui recibido en Beaune, en la diócesis de Autun, por el hermano Humbert de Pairaud, caballero, en presencia del también hermano Amaury de la Roche y de otros varios cuyo nombre no recuerdo. Hice primero toda clase de promesas con respecto a las observancias y a los estatutos de la Orden, y acto seguido me fue impuesto el manto. El hermano Humbert hizo traer a continuación una cruz de bronce en la que había una imagen del crucificado y me ordenó renegar de Cristo representado en dicha cruz. De mal grado, lo hice: el hermano Humbert me dijo acto seguido que escupiera sobre la cruz, y yo escupí al suelo”. La otra Historia de los Templarios. Michael Lamy.

     Palabras verdaderas o inventadas, marcarían el destino de la Orden.
El 27 de Noviembre, Clemente promulga la Bula “Pastoralis Praeeminentiae”, en ella se exhortaba a la detención de todos los hermanos de la Orden del Temple, y la confiscación de sus bienes.

     Se sabe que mas tarde, cuando se dirigía Jacques de Molay junto a Hugues de Payrand, vissitador de Francia, y Geoffroi de Gonneville, preceptor de Antioquia y Poitou, a ser recibidos por el propio papa, harían una parada en Chinon donde fueron visitados por tres cardenales, supuestamente enviados por el propio papa, a lo que habría que añadir muy cercanos al rey; en estas estancias firmaron sus declaraciones; y el propio Molay se reunió en privado con el consejero del rey, Guillaume de Plaisians, sin saberse de que hablaron: ¿Posibles acuerdos?.


     Durante el tiempo que transcurrió la instrucción, se tiene constancia del uso de la tortura, del engaño e incluso del asesinato a muchos templarios.
     Con fecha abril de1312, Clemente V proclama una nueva Bula “Vox in excelso”, en la que se disuelve a la Orden del Temple.

     Esta acción del papa impide que los pocos templarios que quedaban, muriesen en las mazmorra, evitaba que los bienes pasaran a la corona, ya que supuestamente un mes más tarde de la Bula, pasaría el patrimonio a la Orden de los Hospitalarios; y concluía su acción, cubriéndose la espalda de las garras de Felipe y no saliendo mal parado del asunto.
Sin embargo, como suele ocurrir en toda guerra, siempre alguien tiene que ser sacrificado, en esta ocasión serían los dignatarios y cabezas de la Orden: Hugues de Payrand, Geoffroi de Gouneville, Jacques de Molay y Geoffroi de Charnay.

     Serían colocados sobre un estrado delante de la catedral de Notre Dame, París, donde debían delante del pueblo declararse culpables, de esta manera serían condenados a cadena perpetua, además de sufrir la humillación de aceptar que la Orden era indigna a sus ideales.
     Los dos primeros dignatarios confesaron su culpabilidad, pero para sorpresa de todos, los dos últimos, entres ellos Molay, se retractaron en el último momento.
     Declarados *relapsos, se procedería por orden del rey, inmediatamente a su ejecución.
  • Ejecución.
     Se llevaría a cabo el 18 de marzo de 1314 en la Isla de los Judíos, en el Sena.
     Todo se montaría tras la retractación de Molay y Charnay, ya que no estaba previsto la ejecución de ninguno de ellos; este echo, hace pensar que de alguna manera, existía algún tipo de acuerdo para evitar la ejecución.
     Los reos pidieron morir de cara a la catedral de Notre Dame, siendo quemados vivos.



     “Los cuerpos son del rey de Francia, pero las almas son de Dios”.
     Frase gritada por los templarios antes de su ejecución.

  • Venganza – Leyenda.
     Hasta el final, el Temple se rodea de leyenda.
     Según la tradición, Jacques de Molay, maldijo a los culpables: Felipe IV y el papa Clemente V a comparecer ante el Tribunal de Dios en el plazo de un año.
Venganza o nó, el echo fue que el papa moriría el 20 de abril, y el rey lo haría el 29 de noviembre.
     Sin olvidarnos de Nogaret y algunos de aquellos, sobre todo antiguos hermanos, que declararon en contra de la Orden.

Dios sabe quien se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que nos son contrarios, por nosotros van a sufrir. Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada, ¡os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios...! A ti Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año....”. Misterios de la Edad Media. Jesús Callejo.



    


    En la actualidad, existe una placa recordando donde se ejecutó a Jacques de Molay.






Bibliografía:

  • El Libro Negro de los Templarios. Laurent de Vargas.
  • Los Templarios en los Reinos de España. Gonzalo Martínez Diez.
  • Los Templarios, monjes y guerreros. Piers Paul Read.
  • Codex Templi. Templespaña.
  • Misterios de la Edad Media. Jesús Callejo.
  • La Otra Historia de los Templarios. Michael Lamy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario