16 de noviembre de 2015

Trovadores, Cortes de Amor, Dama y el Temple




     Bienvenidos iniciados, ¿qué tiene que ver un trovador con un caballero templario?, y ¿una dama dentro de las palabras del trovador con Ntra. Sña.  o Virgen Negra?....




  • El Trovador:
    Si buscamos su definición, nos dice que se trata de un poeta provenzal de la Edad Media, que escribía y trovaba en *lengua de oc.
Redactaba el texto o letra de la poesía, y componía la música, que acompañaba los textos.
     El trovador vivía de sus composiciones, en ocasiones, podríamos decir, que eran contratados por las cortes, aunque también como trovadores a señores feudales o miembros de la corte.


  Miniatura de la Biblica de Vic. S.XIII

     Este movimiento o mundo surge en el Sur de Francia, expandiéndose a lo largo de Europa.
     A través de sus melodías ponen al alcance del público, desde un amor idealizado, hasta el hecho de contar las hazañas vividas en las cruzadas.


     En este momento histórico, cuando surge a su vez Bernardo de Claraval con su propio culto a la Dama, desde un punto de vista espiritual; plasmado en nuestras vírgenes negras, imágenes que aparecerán en lugares con edificaciones benedictinas, cistercienses y/o templarias.

  • El “Trovar Clus” y Amor Cortés: Palabras escondidas.
     Ya hemos mencionado que el trovador contaba tanto historias de amor
como de batallas, sin embargo nosotros nos centraremos en aquellos trovadores que a través de las palabras, enviaban una serie de mensajes que solamente el iniciado podía entender y comprender.
     Cuando se tocaba el tema relacionado con el amor desdichado, llevaba implícito la comunicación de un mensaje o una idea; tenemos que tener en cuenta que en el momento que surge el trovador, las palabras podían ser tachadas de heréticas, de manera que debían ser muy sutiles a la hora de usarlas.

     En este amor desdichado aparece la figura de la Dama, quien no es más que la representación de la Sabiduría, a la que el trovador intenta alcanzar mediante una unión simbólica.
     En ocasiones la Dama se encuentra unida en matrimonio a otro hombre, y una tercera persona da a entender el papel de amor adultero.
     Realmente en estas composiciones, el final no es el conseguir el amor físico de la Dama como pensaríamos en general todos, sino todo lo contrario, esa tercera persona lucha por ese deseo desenfrenado, pasando malos momentos, pero sin conseguir el amor físico de la Dama, convirtiéndose en una especie de depuración del amor y un tránsito hacia la perfección.
     Es como si tuviera que pasar por una serie de fases para llegar a alcanzar la Sabiduría, como en el peregrinaje.

     Según Guido Cavalcanti: “El amor cortés aparece cuando el deseo es tan grande que supera el amor natural”.

  • Ritual Trovadoresco:

     El trovador escoge a su dama, a quien dirigirá sus versos de amor.
     La dama debe dar a entender que acepta o permite ser la elegida.
     Esta especie de acercamiento y respuesta hace que comience la llamada “Senda Iniciática”.
     Para llegar al éxtasis del deseo debe ser fiel y estar pendiente a cualquier orden de su dama.
     El caballero realizará hazañas en honor a su dama, siendo premiado a través de algún objeto perteneciente a ella, como un pañuelo que exhibirá en su atuendo.




     El llamado “Ascenso Iniciático” tiene comienzo a través de un primer contacto físico, ya sea una caricia o un beso en la frente, llevando al aspirante a una exaltación de los sentimientos.







     El trovador alcanzará una especie de culmen cuando se produzca una confirmación por parte de ambos de que son amantes, sin que se produzca unión carnal. A menudo el propio esposo da su consentimiento.
Aunque en algún momento lleguen a estar desnudos, la unión debe ser a través de caricias, en ningún momento debe llegarse a la consumación, ya que se perdería el “Amor Perfecto”.

  • La Mecena de Trovadores:


     Hablamos de Leonor deAquitania (de ella podemos ver su biografía picando sobre su nombre); mujer culta, componía sus propios versos.
     Su corte destacó por el acogimiento a distintos trovadores y músicos, destacando Robert Wace, quien haría distintas obras encargadas por Leonor, entre ellas: “Roman Rou” y “Roman de Brut”.
     El propio Chrétien de Troyes se inspiraría en ella a la hora de crear el personaje de la reina Ginebra.
     Su hija María de Champaña y el esposo de ésta, cultivarían los mismos gustos de Leonor, aportando nuevas ideas a trovadores y escritores.

  • Trovadores Templarios:




     Guillermo IX (1071-1126): Duque de Aquitania y Conde de Poitiers.
    Fue el principal propulsor del arte trovadoresco.
    Sus escritos son los primeros que se conocen en los que aparece el tema del amor cortés.











     Jaufré Rudel (1130-1170): Príncipe de Blaye.
     Dentro de la corte de Leonor de Aquitania, participaría en el grupo de sus trovadores provenzales.
     De las historias leídas, la vida de este trovador, creo que es la más vivida como el verdadero amor cortés.
     Mientras componía en Aquitania, a su alrededor le llegaban noticias sobre las batallas vividas en Tierra Santa, la existencia de lugares exóticos e incluso la belleza de las princesas de aquel lugar.

     Uno de los días, escuchó la historia de una de estas princesas, llamada Melisenda, contaban de ella maravillas, de su belleza, de sus andares e incluso que observaba el Mediterráneo solo con una túnica de seda.
     Formándose una idea imaginaria o no de ella, sería esta dama quien inspirara desde ese preciso momento sus versos.
    Tal era su devoción, que le mandaba sus escritos a través de caballeros que se dirigían a Tierra Santa.
     Fue pasando el tiempo y languidecía por no poder ver el rostro de su dama; reunió el dinero necesario para comprar un pasaje en la flota templaría hacia Trípoli, llegó a tierra, aunque enfermo, pero esto no le hizo flaquear en su intento por verla.
     Se puso camino al palacio y rogó que le permitieran ver a Melisenda; tras llegar la petición a oídos de la princesa, permitiría que se le abrieran las puertas, donde apareció tambaleándose, vestido con harapos.
     Tuvo suficiente fuerza para arrodillarse ante ella y mirarla, la princesa conmovida por tal pasión y fidelidad, lo abrazó y le regaló un postrer beso. Jaufré cayó muerto.


     Elien Elzias Cadenet (1160-1240):
     Escribiría trovas sobre la amistad, el vino y el amor cortés.
     Ingresaría en la Orden del Temple al no ser correspondido por una dama, marchándose a Palestina en 1230, donde moriría.

     Olivier “el templario” (1215-1275):
     Entre sus composiciones destaca “Ira et Dolor”, en la que aparece las palabras bafomet-bafomería, a las que han relacionado con el Islam (al final se puede leer un fragmento de tal composición).
     Otra de sus obras es “Estat aurai lonc temps en pessamen”, calificada como canción de cruzada, es el lamento de Olivier al rey Jaime I de Aragón por el estado en que se encuentra Tierra Santa.


     Ramón Llull (1235-1316): Religioso y Filósofo.
     Su obra literaria es extensa y amplia, abarcando desde la novela de caballería hasta obras filosóficas o herméticas.
     “Blanquerna”, “Ars Generalis Ultima”, “Art abranjada d'atrovar”, son algunas de estas obras.
     A través de un sueño, su vida cambió, y se dedicó a viajar con el objetivo de convertir al cristianismo a otras personas que seguían otras religiones.


     Mantuvo una relación muy estrecha con el Temple, sobretodo el temple mallorquín, incluso sería en Chipre cuando intentaría convencer al maestre Molay de la creación de una nueva orden mediante la fusión del Temple con los Hospitalarios para organizar una nueva cruzada.



     Ricaut Bonomel (1225-1275): Caballero de la Orden del Temple.
     Sería él quien trovara la conquista y saqueo de Constantinopla durante la 4ª Cruzada en 1204.
     No escatimaría palabras para mostrar su desagrado por el control entre el papado y los distintos reyes en Tierra Santa.
     Dedicaría un poema al sultán Baybars, quien tomaría el último fortín cruzado, el Krak de los Caballeros, no se nos puede pasar nombrar, que también aparece la palabra bafomet en su poema (al final se puede leer).


     Wolfram von Eschenbach (1170-1220):
     Escribiría el poema Parzival – Parzifal.
     Incluiría una advertencia como prólogo del poema, en él indica la procedencia de los datos para esta obra, centrándola en la narración de un caballero llamado Kyot, que a su vez la obtuvo de unos textos árabes escritos en Toledo por un astrónomo judío llamado Flegetamis.
     A través del relato, relaciona a los templarios directamente con el Grial.
     Parzival se engloba dentro de los textos más utilizados para el estudio del mito griálico y los templarios.




Yo quisiera, si eso pudiera ser,
deshacer todo el mal que yo hice
y hacer todo el bien que no hice.
¡Ah!,cuán agradable sería
si el bien fuera el mal y el mal el bien...
Yo me siento tan culpable ante Dios
que creo que voy a desesperar”.

Elien Elzias Cadenet.


                                        “Quienquiera que luche contra los turcos es un necio,
                                  puesto que Jesucristo no los ataca verdaderamente.
                                 Han conquistado y conquistarán […]
                                 y nos derrotaran cada día para los sueños del Dios,
                                 que había parado el tiempo,
                                 y Bafomet actúa con toda su energía y estímulo por
                                Melicadefer (Baybars)”.

                                Ricaut Bonomel.


Bibliografía:
  • Codex Templi. Templespaña.
  • El Secreto del Temple. Oddvar Olsen, Lynn Picknett.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada