4 de noviembre de 2015

La Piedra de las Fiebres


       Bienvenidos iniciados, es curioso observar como una vez mas, la iglesia manipula un objeto pagano y sagrado, convirtiéndolo con una simple leyenda y a través del boca a boca en lugar y reliquia cristiana....




     Leyenda:

     El hecho aconteció entre los años 47 y 70 de nuestra era dependiendo del contador, en el que una mujer aquejada de una gran fiebre, según las versiones leídas:
     · Fue llevada al Monte Anís donde la tendieron sobre un dolmen conocido como “piedra de las fiebres”, cuando se durmió tuvo un sueño en el que la virgen le pidió que visitara al obispo para que construyera una iglesia, entregándole como signo la propia curación de la mujer.
Cuando despertó, visitó al obispo, quien se puso en marcha a visitar el lugar; donde la virgen se había aparecido, estaba cubierto de nieve (era 11 de julio), un ciervo hizo su aparición y con sus cuernos trazó el espacio donde se debía edificar la futura iglesia, el propio obispo se ocupó de cercarla.







                                                  Monte Anís.






     · Tuvo una visión de la virgen que le mandaba acostarse sobre la llamada “piedra de las fiebres”. Milagrosamente se recuperó, el obispo San Jorge al saber tal prodigio acudió al lugar, observando que la roca en cuestión estaba cubierta de una capa de nieve, algo que no llamaría la atención si no fuera porque era julio.
     En este momento apareció un ciervo que con su pata dibujó sobre la capa de nieve, que milagrosamente no se derretía, un plano de la iglesia que se debía edificar.
     El obispo rodearía el lugar con un seto de espinos; cuando se acercó a la mañana siguiente, el espino se había transformado en un *escaramujo en flor.


     Simbología:

     Todas las leyendas sobre todo las relacionadas con momentos o figuras religiosas, mantienen dentro de sus textos, palabras que ocultan un doble sentido o una representación distinta a la que nos puede dar a entender el texto cuando se lee.
     En esta ocasión la simbología viene dada por el ciervo, el espino, el escaramujo o la simple piedra que es un dolmen.


· Ciervo: Símbolo viril o solar, a menudo representado por un toro, buey o león.






      · Espino: Representa el esfuerzo del adepto en su camino hacia el Conocimiento.






· Escaramujo en flor: Rosa, símbolo de Ntra. Sña, de la iniciación perfecta.








· Dolmen: Marca un lugar sagrado, un punto mágico.




     Santuario:

                                              Catedral de Le Pu. Francia

     Actualmente convertido en Catedral de Le Puy en Velay (Francia), mantiene en su arquitectura parte de sus comienzos en el S.V hasta el S.XV, y se encuentra erigida en el pináculo del Monte Anís.
    En un principio, el Dolmen formaría el Centro de la Primitiva Iglesia, ya que sería construida sobre un antiguo templo pagano, actualmente se encuentra instalado en una pequeña capilla al lado del altar.

  Escalera del vientre.

     Es muy curioso que para acceder a la Catedral, se debe subir la llamada “escalera del vientre” formada por 134 escalones.
     El Padre Enmanuelle Gobillard dice: “Al entrar en esta iglesia tenemos la impresión de ser recibidos por una madre. Fíjese en esta escalera, se llama “la escalera del vientre”. Tenemos la impresión de entrar nuevamente en el vientre materno”.





     Se encuentra dentro de las etapas o rutas del Camino de Santiago, siendo proclamada Patrimonio de la Humanidad en 1998 por la UNESCO dentro del Camino de Santiago.

     Entre las reliquias de la catedral se venera una Santa Espina de la Corona de Ntro. Señor, donada por el rey de Francia San Luis, conservandose en el Relicario la carta de donación que la acompañaba.

     Su Virgen Negra:




    Según la tradición, fue ofrecida por San Luis de vuelta de la cruzada en Tierra Santa sobre 1250.
     Conocida como Nuestra Señora de la Puy, está hecha en madera de cedro o ébano según lo leas.






     La primitiva imagen sería quemada en la plaza du Martouret de Le Puy el 8 de junio de 1794 por revolucionarios franceses; de ella se conserva una pintura de Mr, Faujas de Saint-Fond del año 1777, el propio Faujas indica: “era alta 2 pies y 3 pulgadas que hacen 0´73m. Tallada en madera probablemente de cedro, estaba recubierta de una especie de tejido pegado a la madera y adornado de caprichosos dibujos acomodados al estilo de la época, que bien podría colocarse entre los S.VII y VIII, al iniciarse el periodo carlovingio. Aparecía sentada, pero en una silla tan alta, que fácilmente creeríamos estar casi de pie. Hoy la sustituye otra “virgen negra”, cuyos vestidos superpuestos solo dejan visibles las cabezas de la Virgen y del Niño Jesús”.


   






  Cada 15 de agosto recorre las calles de Le Puy.


   


     Releyendo la información, en una de ellas menciona que durante la quema de la imagen en 1794, cuando las telas que cubrían a la virgen terminaron de arder, se abrió una puerta que la imagen tenía en su espalda; de su interior salió un pergamino, y no añade nada más. Es cierto que algunas de estas imágenes podían llegar a tener pequeños huecos en sus espaldas para guardar reliquias o algún objeto/documento valioso.
     Aunque he buscado más información al respecto, nada me remite a este hecho, de manera que lo tendré que dejar como un comentario más.

     Versos grabados en el dolmen:
     PLERS HAC ROPE SITA FIT SANA SOPORE SOPIT A SI QUAEREAS QUARE, VIRTUS APSCRIBITUR ARAE.

     Los que duermen sobre esta piedra no tardan mucho en ser curados. Si quieres saber porque es que el altar tiene ese poder.
     Traducción de Odo de Gissey, cronista S.XVII.

Bibliografía:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada