11 de noviembre de 2015

Las Ordalías



     Bienvenidos iniciados, quien no se acuerda de algunas escenas de películas en la que se tira a una bruja al agua para demostrar su inocencia, esta prueba entraría dentro de las utilizadas en la llamada Ordalía o Juicio de Dios...





     Más conocidas como Juicios de Dios, se dieron a conocer en la Edad Media, aunque su práctica es más antigua, ya en la Biblia aparece una prueba de infidelidad de una mujer utilizada por los hebreos.
     La palabra proviene de la inglesa “ordeal” que significa juicio o dura prueba.
     Se somete al sospechoso de haber cometido algún delito a unas pruebas, en ella el juez por decirlo de alguna manera era Dios, quien por mediación divina comprobaba la inocencia o culpabilidad del “presunto pecador”.

     Entre las pruebas encontramos:



· El hierro candente: Es la más conocida, en ella el acusado debía, o más bien le obligaban a asir una barra de hierro al rojo vivo; su culpabilidad o inocencia se demostraba de la manera más irónica, era culpable si presentaba quemaduras, la pregunta del millón sería ¿cuántos sin quemaduras serían inocentes?.
      En ocasiones el hierro era sustituido por agua o aceite hirviendo.




· Agua: Elemento utilizado en aquellos casos acusado de brujería; normalmente eran mujeres a las que se les ataba de manos y pies para posteriormente ser lanzados a un río, lago, mar; en esta ocasión si la infeliz flotaba quedaba mostrada directamente su culpabilidad, sin embargo el tiempo de inmersión sobrepasaba lo normal y como resultado aunque fuera inocente, solían morir ahogadas.



· El pan y el queso: Una de las modalidades más curiosas, hacían comer al sospechoso delante de los jueces pan y queso; si era culpable un supuesto ángel le apretaría la garganta impidiéndole tragar; realmente no me puedo imaginar cuantos ángeles harían su aparición invisible, ya que con el simple miedo que sentirían, ¿quien no se atragantaría?.

· Los duelos: En la Edad Media era común las disputas por cuestión de tierras, éstas solían arreglarse mediante los llamados duelos, considerados dentro de las ordalías.


     A las Ordalías o Juicio de Dios le debemos la expresión “Poner la mano en el fuego”, utilizada cuando se quiere manifestar el respaldo total a alguien o algo.







Bibliografía:

  • Historia Universal. Edad Media. Ediciones Rueda.
  • Muy Interesante.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada