22 de febrero de 2016

Virgenes y Agua: Ntra. Sra. de las Chanas





   
       Bienvenidos iniciados, siguiendo con nuestra relación de ninfas, hadas, chanas transformadas en vírgenes, nos trasladaremos a León....








     NTRA. SRA. DE LAS CHANAS – NOCEDA (LEON).

  • Imagen:

     Se trata de una talla románica de madera policromada del S. XIII, con una altura de 77 cm.
     La imagen portaba un niño que se le retiró de los brazos, esta mutilación se debió a la moda de vestir con ropajes suntuosos a la vírgenes, en su lugar se le añadió unas manos, asimismo, el aspecto actual de la imagen no es el primitivo, es decir ha sido retocada, aunque no he podido conseguir muchas fotografías sobre el antes y después de la virgen, si os dejo de un texto que explica explícitamente lo acontecido con ella:



     “Pero el propósito de este artículo no es realizar un estudio iconográfico de Nuestra Señora de Las Chanas, sino dejar constancia de una importante transformación experimentada en su día por esta imagen y que afectó de manera harto significativa a su aspecto, llegando a trastocar, incluso, sus características iconográficas originales. Porque, si bien hoy en día la talla muestra un estado de conservación excelente, gracias al proceso de restauración al que fue sometida hace unos años, muchos parroquianos saben que no siempre ha estado tan lucida. De hecho, antes de ser restaurada, su aspecto era bastante extraño y desolador. La humedad, la acción de los insectos xilófagos, así como los diversos retoques y repintes padecidos en distintas épocas, la habían dañado y desfigurado considerablemente.

     Así y todo, lo más sorprendente era descubrirla convertida en una imagen de vestir, puesto que, tiempo atrás, la parte superior de su cuerpo, de cintura para arriba, había sido eliminada y reconstruida de manera mucho más simple. Consecuentemente, esta «operación» cambió por completo el aspecto de la imagen, que perdió todas sus esencias medievales. La nueva estructura, meramente funcional, puesto que no iba a quedar a la vista, proporcionó a la imagen un talle extremadamente estrecho, para adaptar mejor las vestiduras, y también una nueva disposición de los brazos, más propia de un maniquí ―o de otro tipo de esculturas― que de una talla medieval. Finalmente, el anónimo imaginero también se encargó de tallar un nuevo rostro, mucho más bello y expresivo, siguiendo, como no podía ser de otra manera, las directrices de la estética barroca, que eran las que imperaban cuando se llevó a cabo la transformación. Se desconoce, sin embargo, el motivo que llevó a realizar esta transformación tan radical. Tal vez estuviera muy deteriorada la parte superior de la imagen, de ahí que el responsable o los responsables de la ermita decidiesen desprenderse de lo estropeado y aprovechar lo que restaba para, con la mitad de material y de gastos, conseguir una talla más estilizada y acorde con la época, y que además sirviera para vestir.


     Según Luis Pastrana (1950-2003), la reconstrucción de esta Virgen podría deberse a una simple cuestión de modas y al deseo de contar con una imagen más esbelta: una imagen más estilizada y más cercana a la estética barroca, de manera que pudiera lucir con más elegancia los ropajes de que disponía ya a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, según consta en un documento correspondiente a un inventario realizado en 1606 y que halló el propio Pastrana en la sacristía de la ermita. Imaginería berciana.La Virgen de Las Chanas. Luis Pastrana.

     Por otra parte, de la figura del Niño, de la original, ya hemos dicho que estaba situada sobre las rodillas de la Madre; exactamente, «en el eje simétrico de la figura», tal y como precisaba Pastrana; de hecho, ésta es la posición que ocupa hoy en día, tras la restauración. Basándose en esta circunstancia ―la situación del Niño―, el Cronista Oficial de la Ciudad de León entendía que la imagen había sido realizada «a principios del siglo XIII». Sin embargo, yo en esta cuestión discrepo, pues entiendo que por esas fechas las Vírgenes sedentes y con Niño ya habían perdido gran parte de la rigidez y el hieratismo que caracterizó a las primeras representaciones, de manera que, a comienzos del siglo XIII, estas imágenes ya habían adquirido movimiento y la simetría en ellas ya no era tan manifiesta. El hecho de que la figura del Niño ocupe una posición tan centrada, sobre las rodillas de la Madre, indica claramente una realización anterior, de ahí que resulte más apropiado datar la imagen en la segunda mitad del siglo XII.”
     La Curuja. Revista cultural Nº14-2008. Colectivo Cultural “La Iguiada”.

  • Su Nombre:
     El nombre o denominación de “Chana” o “Jana”, procede de las conocidas como hadas o ninfas del folclore popular, normalmente relacionadas con el agua, más concretamente hablamos de deidades paganas representantes de la naturaleza, y que con la llegada de una nueva religión o creencia, el cristianismo, se verían transformadas en imágenes de la Virgen o santas.

  • Ermita:
  

  


    La fecha de la primitiva ermita se cree es sobre el S.XII, aunque en otros documentos se menciona que no se sabe la fecha exacta, la ermita actual data del S.XVII.




     En ella encontramos su elemento base, el agua, que fluye a través de una fuente, conocida como “de las Chanas”.
     Existe un manuscrito de finales del S.XVI que habla sobre los tesoros que poseía el santuario, así como la administración de la hacienda; tal era su importancia que el propio Obispo de Astorga se trasladaba una vez al año para informarse personalmente de su administración y de su inventario.
     Entre sus posesiones se contaban prados, huertas y reses, estas últimas serían compradas con dinero perteneciente a la ermita, y sus ganancias eran repartidas a medias entre el cuidador de las reses y la administración de la propia ermita.

              




     En 1588 el Papa Sixto V concede a la Virgen de Las Chanas una Bula de gracia y jubileo, todos los visitantes de la ermita tendrían las mismas indulgencias que los que peregrinaban a Santiago; esto muestra la gran importancia que llegó a tener este lugar.




  • Leyenda:

     “Los lugareños mantenían la observancia de esas costumbres y tabúes, hasta que un buen día notaron que las cabezas de ganado comenzaban a enflaquecer y enfermar, y que algunas personas desaparecían sin dejar rastro, y las cosechas menguaban sin explicación aparente. Todo aquello fue atribuido a las chanas, que debían haberse enojado por algún motivo. Así que el pueblo completo decidió hacer una procesión hasta las fuentes del río Noceda, portando la imagen de la Virgen de cierta ermita aneja, a ver si con eso conseguían algo; sin embargo, llegando al río, pudieron ver cómo siete hermosas y engalanadas damas salían de las profundidades fluviales, dirigiéndose a ellos. Ante el gran susto general, la Virgen hizo una aparición calmando a los aldeanos y prometiéndoles que todo aquello se solucionaría. La Virgen, pues, parlamentó con las chanas, y éstas le explicaron que su comportamiento había cambiado desde que les fueron sustraídos un ternero y una gallina con sus pollitos de oro, y sospechaban de algún habitante del pueblo. Así que todos se dirigieron para la aldea, con la Virgen María al frente. Finalmente se resolvió el caso de la ternera y los pollitos de oro robados al descubrirse que las culpables habían sido dos ancianas del pueblo con fama de brujas, la una morisca y la otra judía. Las chanas entonces se tomaron su justicia transformando a las brujas, a una en un gato negro y a otra en un perro chucho, bajo la maldición de convertirse en guardianas de su tesoro por siempre”. La leyenda termina con la declaración por parte de la Virgen de que las chanas y otros seres encantados de la zona serán puestos bajo su protección, pasando así a ser conocida en aquel pueblo como Nuestra Señora de las Chanas, celebrándose su día el 15 de agosto.
    Seres míticos y personajes fantásticos españoles, de Manuel Martín Sánchez.


     Tras el Concilio de Toledo en el año 693, se trataría entre otros temas el relacionado con la idolatría pagana; del mismo modo salió la condena a todos aquellos que siguieran cualquier tipo de culto a los llamados “espíritus de las fuentes”.

  • Tradición:
  • Aquel chico interesado en casarse, debe beber 17 sorbos seguidos del agua milagrosa, de inmediato encontrará novia.
  • Durante las noches de luna llena, los druidas se reunían bajo un castaño milenario celebrando ritos, ofrendas y sacrificios a sus divinidades para pedirles desde bienes, hasta que les libraran de grandes males.

  • Sobre Noceda:

     Hallamos un lugar dotado de aguas subterráneas, la cual brota a través de sus fuentes, consideradas medicinales; son tantas, que se programan rutas para acudir a cada una de ellas:
  • Fuente de Juan Álvarez.
  • Fuente del Azufre.
  • Fuente de la Salud o Fuente de la Doncella.
  • Fuente del Canalijo.
  • Fuente del Rubio.


             Fuente de Juan Álvarez






       


                                         Fuente de la Salud           





     Accediendo a la web del Ayuntamiento de Noceda del Bierzo, podéis encontrar información sobre estas Rutas de Fuentes Curativas:


     Bibliografia:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada