23 de julio de 2014

Quinta Cruzada: 1217 - 1221


     Bienvenidos iniciados, una vez que la Cuarta Cruzada estaba consolidada, las que le precedieron no tendrían el mismo apoyo ni fervor que sus antecesoras, mas bien  estarían abocadas a un nefasto e indigno final, aquí nos quedamos con la Quinta Cruzada…..



     

     La predicación de esta nueva cruzada se llevaría a cabo en 1215 con Inocencio III como papa, a través del IV Concilio de Letran.
     En esta ocasión, Inocencio III promovería la liberación de Tierra Santa, una vez más, y la reforma de la iglesia, sus dos primeras prioridades desde que fuera nombrado papa; aprovecharía esta ocasión para que el papel por parte del pontificado fuera el papel de líder, perdido en la anterior cruzada.
     Esta cruzada no tuvo la respuesta de las anteriores por parte de los nobles señores, ni los acontecimientos estaban tomando el camino que había previsto el papa.
     La fecha prevista de salida, junio de 1217 desde Italia, hubo que retrasarse, tener en cuenta que durante estas fechas se estaban llevando a cabo distintas “cruzadas” que requerían la atención y sus ejércitos en sus propias luchas, tenemos el caso de Francia contra los albigenses, en la Península contra los sarracenos…
     Inocencio III moriría en el 1216, sucediéndole Honorio III.



     Las primeras acciones serian las realizadas por las tropas húngaras al mando del rey Andrés II, las tropas austriacas de manso del rey Leopoldo VI y las chipriotas del rey Hugo de Lusignan, resultando un fracaso estrepitoso.


     Hasta la primavera de 1218 no llegarían a Tierra Santa los contingentes de cruzados venidos de Occidente; su objetivo como en el caso anterior  fue la conquista de Damieta, durando el cerco un año y medio hasta su rendición. Durante el tiempo que duro el asedio, tanto sitiados como sitiadores pasaron por  epidemias, inclemencias del tiempo, inundaciones, y las condiciones de habitabilidad, un medio pantanoso, provocaría que parte de los cruzados abandonaran el lugar.
     Un dato a tener en cuenta seria la causa que provoca que este asedio se prolongue durante tanto tiempo, y simplemente eran los continuos enfrentamientos entre las persona del rey Juan de Brienne, líder y autoridad en la cruzada, y el cardenal Pelayo como legado pontificio, que no admitía ninguna autoridad superior que la que el representaba.

     El propio sultán al frente del gobierno egipcio, al Kamil (hijo y sucesor de Al-Adil, hermano de Saladino) les ofrecería Jerusalén, acompañada del resto de tierras perdidas en Palestina y Galilea, a cambio de retirarse de Damieta y quedarse con Transjordania, lugar de conexión entre Egipto y Siria.
     Como ocurriría en más ocasiones, la aprobación del rey Juan, se encontraría con la negativa del cardenal Pelayo, que para más poder, era apoyado por las órdenes militares.
     El sultán ofrecería  nuevamente esta propuesta, con la negativa como respuesta, antes de dos años Damieta seria recuperada por los musulmanes.

     El cardenal Pelayo con la llegada de una avanzadilla al mando del duque Luís de Baviera, en su afán de conquista, se pondría en camino hacia Egipto, sin embargo, en agosto de 1221 serian literalmente barridos en Sharamsah, destruyéndose la flota cristiana.
     Otro estrepitoso fracaso, esta vez dirigida y controlada por la iglesia.    

     Si queréis más información sobre otras Cruzadas, aquí os dejo los enlaces.

     Gestación y Primera Cruzada: 1095 - 1099
     Segunda Cruzada: 1145 - 1149
     Tercera Cruzada: 1188 -1192
     Cuarta Cruzada: 1198 - 1204
     Sexta Cruzada: 1228 - 1243
     Séptima y Octava Cruzada: 1248 - 1254 / 1270 ...



  





No hay comentarios:

Publicar un comentario