13 de julio de 2015

El Arbol: 1ª Parte




    



      Bienvenidos iniciados, veremos el papel que el árbol ha tenido dentro de las religiones, culturas, rituales....





     Si diéramos marcha atrás en el tiempo, veríamos como la naturaleza siempre a tomado parte activa en rituales, sin diferenciar religiones, razas, culturas...

     Al igual que el agua, mencionado en otra de las entradas, presente física o simbólicamente en todos los lugares sagrados, en esta ocasión, el árbol también forma parte de ello.

     En la Antiguedad, nos tendríamos que imaginar el Templo formando parte y el todo de la naturaleza, las divinidades masculinas serían adoradas en la colina, mientras que las femeninas lo serían en la gruta; asimismo, el resto de la naturaleza que los rodea formaría el Recinto Sagrado, con su consiguiente carácter sagrado; estos bosques sagrados, eran llamados “alsos” por los griegos, y “lucus” por los romanos.
     A medida que la Arquitectura forma parte física como Templo para las divinidades, los componentes de la naturaleza se integran en ella, transformándose el árbol en los pilares de este Templo o Casa Divina.

     El árbol además de ser representado como Eje del Mundo, también representa la Imagen del Mundo, es decir, si miramos un árbol y lo dividimos por partes, podemos ver una representación de sus tres zonas cósmicas:

  • Sus Raíces (Zona cósmica subterránea): Se extienden en la tierra buscando agua y alimentos, manteniendo el mundo de las aguas y el mundo subterráneo en contacto, nutriéndose de ambos.
  • Su Tronco (Zona terrestre y humana): Crece hacia la Luz.
  • Sus Ramas (Zona superior y celeste): Se extienden hacia arriba, hacia el Cielo, accediendo a los poderes solares, e incluso al Reino de las divinidades celestes. Simbólicamente se puede considerar como una elevación y comunicación del hombre con los cielos.



     El árbol que cambia de hojas cada año, expresa el Principio: Morir para Vivir, la muerte vencida por el Renacimiento de la vida; mientras que el árbol de hojas perennes, simboliza la Inmortalidad y la Vida Eterna.

     Según Fulcanelli, las ramas de un árbol seco es un símbolo alquímico, es decir, representa la fundición de los metales, separando los minerales que la constituyen.


  • EL ÁRBOL DE LA VIDA Y DEL CONOCIMIENTO:

     Como árboles del Paraíso:




     El Árbol de la Vida es símbolo de Inmortalidad, ya que significa regeneración y un retorno al estado de perfección primordial.
     De él brota un manantial, dando como nacimiento 4 ríos que fluyen hacia los 4 puntos cardinales, formando una cruz.
     Su fruto (la manzana) confiere la Inmortalidad, transportando al hombre de nuevo al Paraíso perdido.
    



      En el taoísmo-budismo chino, existe la leyenda del Mono y el Durazno: “en otro tiempo había un sacerdote, un mortal, encargado de celebrar los oficios divinos en el Paraíso, donde moraban los inmortales, y estaba perdidamente enamorado de una hermosa hada. No había nada que le impidiera casarse con ella, salvo su condición de mortal, y el hecho de que su amada era inmortal lo obsesionada hasta tal punto que ansiaba alcanzar de inmediato la inmortalidad. El sacerdote decidió que el medio más rápido y seguro era robar un fruto del Árbol de la Vida, ya que con solo morder un durazno lograría instantáneamente la inmortalidad. Acercóse al Árbol y después de cerciorarse de que no había nadie a la vista, extendió la mano para agarrar el durazno. Pero había olvidado que el Señor Buddha todo lo ve y es además omnipresente; en el preciso momento en que estaba por tomar el fruto fue convertido en mono”. Nos enseña que para conquistar la Inmortalidad, es necesario utilizar el esfuerzo y el crecimiento espiritual, no tomar atajos, sino seguir el camino marcado, el camino recto.


      En cuanto al Árbol del Conocimiento, se le confiere una naturaleza dualista, el hombre que prueba sus frutos podrá conocer el bien y el mal.


     En otras tradiciones:

     El Árbol del Conocimiento se representa con el vino, símbolo de Sabiduría; se puede encontrar a través del arte religioso.



  • EL ÁRBOL INVERTIDO:


     Refleja los mundos Celestial y Terrenal; su poder desciende de los alto hacia abajo.
     El folclore de Islandia, Laponia y Finlandia comparten con los hechiceros y aborígenes australianos un árbol mágico que crece de arriba a abajo.
     En la Cábala representa el Árbol de la Vida.
     En el Islam es el Árbol de la Felicidad.
     Generalmente es utilizado como símbolo Solar.




  • LOS ARBOLES SAGRADOS:

     El Árbol Sagrado se encuentra unido a cada civilización, nación, cultura..., rindiéndosele un culto “especial”.
     Haremos un seguimiento a través de las civilizaciones, de algunos de estos árboles, para entender su simbología y unión con el ser humano como algo Sagrado.


     El Avellano:

     Considerado un árbol mágico, era el árbol sagrado de los *vergeles célticos,
sus frutos simbolizan la Sabiduría oculta, a la vez que representaba el Árbol del Conocimiento celta.
     En el Antiguo Testamento, aparece como Jacob utilizó una vara de avellano para obtener carneros y ovejas moteados.


     El Muérdago:


     Junto al roble, para los druidas representan los poderes Solar y Lunar, lo Masculino y lo Femenino.
    Encarna la Inmortalidad debido a su hoja perenne.
     Los celtas lo utilizaban para protegerse de loa rayos, de la maldad, para ayudar a las mujeres en la concepción, para curar heridas.

     Tradición de besarse bajo una rama de muérdago:

     Proviene de la mitología escandinava, Balder, Dios de la Luz y la Verdad, fue muerto por una flecha de rama de muérdago; los dioses conmovidos por el llanto de su amada, le volvieron a la vida. Desde este momento, Balder ordenó que cada vez que una pareja enamorada pasase por debajo de una rama de muérdago, se besasen para perpetuar su amor.

       
                                     
      La Palmera:

     Usadas desde la Antigüedad como Símbolo de la Victoria, de la alegría y de la tregua en los juegos públicos.
     Para los Babilonios era el Árbol de los dioses.
     En el arte cristiano, sus hojas siempre verdes simbolizan la Vida Eterna y la Resurección, apareciendo con frecuencia como atributo de los mártires.








     El Olivo:

     Se encuentra presente en casi, por no decir todas las religiones, ya sea representado por sus ramas como por su aceite.
     Con ramas de palmas y olivo sería recibido Jesús cuando llegó a Jerusalén; el olivo como árbol se menciona en el Corán; los judíos y más tarde los cristianos, utilizaban su aceite en sus ceremonias de ungión.

     Representado como símbolo de Fuerza, ya que es capaz de resistir grandes sequías, incluso la maza de Hércules estaba tallada en madera de olivo.

     En Egipto formaba parte de los productos que se utilizaba en los procesos de momificación.

     Consagrado por los griegos a Atenea, simbolizó:
  • La energía espiritual y la Luz del Conocimiento (porque proporcionaba el aceite para las lámparas).
  • La purificación (por el poder depurativo y limpiador del aceite).
  • La fecundidad y la longevidad (es un árbol muy resistente y capaz de vivir varios siglos).
  • La victoria, la paz y la reconciliación (por el efecto calmante de su aceite).





    Para los cristianos, la rama de olivo representa la reconciliación con Dios, ya que se relaciona con la rama que portaba una paloma soltada por Noé desde su arca, así como representación mundial de la Paz.



     La Higuera:

     Considerado por muchos pueblos como símbolo de fecundidad y abundancia.
     Para los Hindúes adquiere un simbolismo religioso, una higuera creciendo del Cielo representa el Mundo.
     En el Budismo es símbolo del Conocimiento, ya que Budda recibe la iluminación bajo una higuera.
     El arte cristiano presenta una higuera seca como representación de la Sinagoga: Jesús maldijo una higuera estéril, interpretado como una condena al pueblo judío.



    El Pino:

     Árbol sagrado del *mitraísmo.
     Símbolo de Fecundidad por el incesante rebrote de nuevas piñas.
     Por su hoja perenne y la incorruptibilidad de su resina, es considerado por los chinos y japoneses símbolo de Inmortalidad.








     El Fresno:

     En la mitología escandinava es Fuente de la Vida y la Inmortalidad, siempre inalterable y verde: El corcel de Odín mascaba sus hojas, y el propio Odín se sacrificaría en un fresno por el bien de la humanidad.
     Para los griegos es símbolo de Fuerza y Solidez debido a la dureza de su madera, además de contar con la propiedad de ahuyentar las serpientes.
     Según Dioscórides, médico griego del S.I.d.C: “si una serpiente tuviera que elegir entre pasar sobre una rama de fresno o por las llamas de una hoguera, optaría sin dudar por este último camino”.

     En Euskadi, se relaciona al fresno con el fuego, siendo el protagonista en las hogueras de la noche de San Juan; hoy día se sigue con la tradición de colocar sus ramas en los caseríos como protección para sus habitantes.

     A nivel general, el fresno representa para todas las culturas, tanto Orientales como Occidentales la Fecundidad.

     Enlace El Árbol: 2ª Parte

     Bibliografía:

  • La mitología templaria. Jesús Avila Granados.
  • Enclaves templarios. Mª Lara Martínez.
  • Gran guía de la España templaría. Templespaña.
  • Los enclaves templarios. Juan Eslava Galán.
  • Wikipedia.
  • El simbolismo. J.C.Cooper.
  • Enciclopedia de los símbolos. Udo Becker.
  • Diccionario de símbolos. Nerio Tello.
  • El conjunto monacal visigodo de San Miguel de los Fresnos. Luis Berrocal Raugel y Rafael Caso Amador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario