8 de julio de 2015

La Orden del Temple: Los Privilegiados de los Papas




     
     Bienvenidos iniciados, las órdenes religiosas-militares contarían con ciertos privilegios concedidos mediante Bulas Papales, sin embargo, una de ellas sería la favorita entre todas....






     Como hemos mencionado anteriormente, las órdenes religiosas-militares, e incluso los reyes, podían recibir ciertos privilegios que eran concedidos por el propio Papa, de manera oficial la llaman *Bulas Papales.

     Estas Bulas, no irían exentas de conflictos, que normalmente girarían a favor de la Orden.
     En el caso del Temple, contribuyó a aumentar sus arcas, así como a destacar entre las demás órdenes, ya que sería una de las más privilegiadas por parte de los Papas mientras existió.
 
     Hablaremos de algunas de estas Bulas y los privilegios que las acompañaban para poder comprender mejor, como una orden bajo el voto de pobreza, llegó a tener más riquezas que los propios reyes.

  • Bula Omne datum optimum:
   
     

     Concedida por Inocencio II en fecha 29 de marzo de 1139.






  • Colocaba a la Orden del Temple bajo la autoridad directa del Papa, con autonomía casi completa.
  • Les eximía del pago de *diezmos.
  • Les concedía la creación de capellanes propios con poder para dispensar los Sacramentos, permitiendo que los Hermanos pudieran confesarse sin tener que salir fuera.


     “tenían más poder para absolver en nombre del Papa que un arzobispo”.
Alain Demurger.

  • Otro dato es que a través de esta Bula, se autoriza al maestre Roberto de Craón (1133-1148) en ese momento, a poder disponer de todos los bienes que sean arrebatados a los infieles, sin que nadie tenga derecho a protestar por ello, a cambio de su brazo armado para combatir al infiel.
  • Se prohibía someter a los templarios a juramento.
  • Estipulaba que solo los Hermanos de las ordenes eran los únicos que podían elegir al Gran Maestre.
  • Congelaba los Estatutos, prohibiendo a cualquiera modificarla.
  • Podían utilizar iglesias y capillas de parroquias excomulgadas.

  • Bula Milites Templi:
     Concedida en el año 1144.

  • Se les daba permiso para realizar colectas una vez al año en cada iglesia.


  • Bula Militia Dei:




         Concedida por el Papa Eugenio III en el año 1145.

  • Como una segunda parte a la anterior, se les permitía construir *oratorios.



     A todas estas Bulas, habría que añadir determinados privilegios que irían uniendo y beneficiando sus bienes y arcones a lo largo de su existencia; entre ellos:
  • Sus capellanes e iglesias, pueden quedarse con el diezmo que se debía entregar a la Santa Sede.
  • Pueden cobrar peajes e impuestos en aquellas villas que sean de su propiedad.
  • La creación de cementerios propios, les permite recibir “donaciones” a cambio de ser enterrados en ellos, así como cobrar por cada oración que ayude al alma del difunto.
  • Normalmente, el rey cobrada unas tasas cada vez que se realizaba un mercado ganadero, agrícola, artesanal...., en ocasiones, se le trasladaba este privilegio a la Orden del Temple; esto tiene su porqué, en ocasiones era simplemente un medio de acuerdo o conciliación para solucionar problemas de propiedades, donaciones e incluso prestamos reales.


     Como se puede observar, una manera más de financiar su gran empresa, y como tal, no dudaban en explotar todo aquello que le pudiera dar buenos beneficios.

     Bibliografía:




Codex Templi. Templespaña.









Templarios, griales, vírgenes negras... Juan Eslava Galán.








Los templarios y la palabra perdida. Mariano Fernández.










     Las ordenes militares: realidad e imaginario. Mª Dolores Burdens, Elena Real, Joan Manuel Verdegal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario