3 de junio de 2015

Sorores Templi o Hermanas Templarias



   





 Bienvenidos iniciados, se piensa que la mujer estuvo fuera del ámbito templario, pero que pensaríais si os dijera que las “Sororis Templi” existieron dentro de la Orden...




     ¿Existieron las Sorores Templi o Hermanas Templarías?.

     Las siguientes ordenes que fueron fundándose progresivamente tras la Orden del Temple, todas seguían una organización, jerarquía, Regla, constitución..., e incluso en todas ellas, la mujer tiene su papel como Hermana en su convento o monasterio, siguiendo el modelo del Temple, ¿porque cuando se habla del Temple, no se habla del papel de las mujeres en la Orden?.

     ¿Existieron las “sorores templi?, aunque no hay mucha información, como en todo lo relacionado con el Temple, la poca que existe, nos dice que sí existieron. Algunas de las pruebas las encontramos:

En documentos relacionados con las Hermanas de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, Hermanas sanjuanistas:
... ser su fundación (el convento de Atiega) la más antigua que hay en España de religiosas nuestras, por tradición en ella y en toda aquella comarca, de haber sido de templarios, por cuyo fenecimiento se aplicó a la Religión (de San Juan) la casa y renta que goza”.
Comendadoras de San Juan, Salinas de Añana (Alava), año 1537.

En documentos del Párroco don Juan Ocharán Salazar en 1767:
Alfonso VIII había dado el Monasterio de Artiega a las sorores del Templo del Señor de Jerusalén, a fines del siglo doceno...de cuyas fue heredado por las Comendadoras de San Juan de Acre, al ser disueltas aquellas...muchas de las cuales (las templarias) mudaran de hábitos, para continuar en la casa como Hermanas, hasta dar su alma al Señor.

En documentos de los frailes menores de tineo (Asturias):
Aquí hubo un convento de monjas templarias, este sería traspasado en 1312 a los frailes, y muchas de las Hermanas al igual que lo mencionado anteriormente, mudaron de hábito por el de franciscanas.

En documentos templarios, de los que mencioné en anteriores entradas: “Encomienda de Faro” e “Ingreso en la Orden del Temple”:
Se nombra a doña Urraca Vermúdez en donaciones realizadas en 1201 como priora de las monjas de las monjas templarias de la bailía de Faro (A Coruña).
Doña Berengaña de Lorach aparece como consejera del comandante templario, Encomienda templaria de Barberá (Tarragona).

     Lo primero que debemos explicar es la organización de estas Hermanas o sorores dentro de la comunidad religiosa; básicamente se regían siguiendo la misma base que la Orden, es decir, seguían la Regla de San Agustín y se regían por la Constitución de la Orden.
     Las aspirantes debían realizar las mismas formalidades y los mismos votos que los Hermanos templarios: Obediencia, Pobreza y Castidad.
     Estaban formadas por:
  • Sorores o Hermanas: De ellas salía la Priora y los distintos cargos jerárquicos de gobierno.
  • Puelles: Niñas bajo la custodia y educación de las sorores, de ellas surgirían nuevas Hermanas.
  • Obedenciales: Sirvientas encargadas de las tareas domésticas y los servicios conventuales.

     También encontramos al igual que ocurría en la parte masculina, las donadas, debían entregar una donación, ya fuese entregada anualmente o realizada mediante testamento, de manera que a su fallecimiento, la parte donada fuese directamente a manos templarias, para así evitar conflictos con los familiares.            Como ejemplo podemos nombrar:
dono mi cuerpo y mi alma a Dios y a la casa del Templo...daré anualmente en la fiesta de Pentecostés una libra de cera sin engaño...y al morir seré enterrada en el cementerio de la Orden a la que dejaré 10 masmudines de oro”.
Contrato de admisión de Doña Proença de Tortosa (Tarragona) en 1266.

     En un principio bajo la tutela de la Orden masculina, conseguirían independizarse gracias al trabajo y tesón de las prioras, logrando ser independientes.
     Se entregarían a la administración y funcionamiento de los albergues de peregrinos, hospitales, asilos, de manera que parte de los Hermanos templarios pudieran dedicarse a la guerra santa.


     Si seguimos su Regla, y leemos:
CAPITULO LVI: Los caballeros no tendrán Hermanas asociadas
Como es peligroso asociarse con Hermanas, porque el antiguo enemigo ha alejado a varios del verdadero camino del Paraíso por la compañía de las mujeres. Por tanto, que las mujeres no sean admitidas como Hermanas en la casa del Templo. Es por eso, queridos Hermanos, que no consideramos apropiado seguir esta costumbre, para que la flor de la castidad permanezca siempre impoluta entre vosotros.

Puede entenderse que las Hermanas templarias estaban presentes, pero que su acceso a la Casa del Temple no era conveniente, todo para evitar tentaciones...

     Aparezcan documentalmente o no, no podemos negar el papel de la mujer en las ordenes seguidoras del Temple, ¿porqué no lo iba a tener en el propio Temple?.

Bibliografía:

  • La Maldición de los Templarios. Rafael Alarcón Herrera.
  • La Estirpe de Lucifer. Rafael Alarcón Herrera.





No hay comentarios:

Publicar un comentario