6 de abril de 2016

El Laberinto


    Bienvenidos iniciados, trataremos del Laberinto dentro de las antiguas culturas como espacio sagrado, hoy día visibles formando parte de catedrales e incluso en rincones de iglesias...




      Se encuentra estrechamente unido al simbolismo del Centro, Centro que simboliza en antiguas tradiciones el “espacio sagrado”, lugar de renovación e inmortalidad.

     Procedente de la palabra griega “Labyrinthos”, el más conocido es el laberinto de Cnosos (Creta), construido para recluir al Minotauro:
Teseo, el legendario héroe-salvador, sigue el camino que va de la circunferencia al centro, guiado por el hilo dorado que le ha dado la hermosa Ariadna para que recorra el laberinto sin perderse. En este mito, Teseo representa al héroe masculino que, es ayudado por los poderes femeninos de la sabiduría y la intuición, y ambos cooperan para dar muerte al monstruo de naturaleza salvaje y sub-humana. Ariadna representa el alma o psique, la cual proporciona el hilo dorado que trae de vuelta al hombre sano y salvo después del encuentro con la Bestia, que representa las fuerzas oscuras de la naturaleza”. El Simbolismo. J.C. Cooper.

     Los más antiguos construidos sobre tumbas, nos relacionan el laberinto con la muerte, es decir, facilitaba el viaje del difunto hacia el Mas Allá.

                                                Basílica de San Reparato. Argelia

     La representación más antigua en una iglesia cristiana, la encontramos en la Basílica de San Reparato en Orleansville (Argelia) del año 324 d.C., donde dispuesto en su centro se lee mas de 3.000 veces las palabras “Sancta Ecclesia”; aunque podemos encontrarlos en lugares donde se realizaron antiguos ritos: de fertilidad, de iniciación, de muerte, de renacimiento...
     Sin olvidarnos de la posibilidad de que la ubicación de su construcción no fue elegida por azar, sino que tiene un sentido, los lugares donde se colocan los laberintos parecen estar rodeados de energía telúrica, energía que la persona siente cuando anda descalzo sobre el mismo.

     Con la cristianización, la iglesia transformaría la simbología primitiva-pagana en un camino hacia Dios, incluso un camino imaginario como peregrino a Tierra Santa o Santiago de Compostela, denominándolos “recorridos”, transformando las figuras de Teseo y el Minotauro en una alegoría de lucha entre Jesús y el diablo.
                                   Museo arqueológico nacional de Napoles. Italia


     Son una manera de representar los obstáculos, pruebas y rodeos que deberá pasar el ser humano a lo largo de su vida; y no podemos olvidarnos de hablar de un lugar sagrado-pagano sin hacerlo de la Diosa-Madre, hemos mencionado anteriormente que el laberinto se relacionaba con rituales de fertilidad, fecundidad y prosperidad; añadiendo que normalmente encontramos la imagen de una virgen negra acompañando estos laberintos.


Laberinto fachada San Martín.
Catedral de Lucca. Italia.
Mide 49 cms, esculpido en un pilar de mármol, reza una inscripción en latín:
Este es el laberinto que construyó el cretense Dédalo, del que nadie logró salir una vez que hubo entrado, a excepción de Teseo. Y tampoco él lo hubiera conseguido de no haber contado con el hilo que Ariadna le entregó por amor...”.




                                  Catedral de Chartres. Francia

     Podíamos denominarlo como un circuito formado por 11 vueltas que nos conduce sin ningún problema a su centro; contando con 16 m. de diámetro y 264 m. de recorrido.
Localizado en la nave central, se solía recorrer descalzo a modo de peregrinación iniciática.
     El laberinto sería conocido como “Camino de Jerusalén” o “La legua de Jesús”, era recorrido de rodillas, considerado una penintencia que llevaba a alcanzar tantas indulgencias como peregrinar a Tierra Santa, alcanzando el Jerusalen celestial, representado con un círculo, el propio cielo.
     “La legua de Jesús”: Una legua es lo que recorrió Jesucristo con la cruz a cuesta hasta llegar al Monte del Calvario, el tiempo invertido en realizar el recorrido del laberinto es una hora, justamente el tiempo que se tarda en andar una legua (unos 5km).

Centro laberinto Catedral de Chartres.

     Al parecer aquí se encontraba una placa de bronce o cobre con una representación del combate entre Teseo y el Minotauro, la cual fue fundida en 1792 para la fabricación de cañones.





         Laberinto Catedral de Reims. Francia

     Conocemos su forma a través de grabados del S.XVIII ya que fue destruido, presentaba un octógono central, flanqueado sus cuatro esquinas otros octógonos más pequeños.
      Una figura central representaba al Obispo Humbert, y las cuatro figuras de las esquinas colocadas dentro de los octógonos pequeños eran: Jean D'Orbais, Jean Le Loup, Ganchier de Reims y Bernard de Soissons, arquitectos.




Laberinto Catedral Amiens. Francia

     Su laberinto llegó a ser mayor que el de Chartres, destruido en 1825, sería reconstruido posteriormente.
     








     Lo comparan con el que se encuentra en la Iglesia de San Quintín (Francia).
Amiens: “observábase, en el centro, una gran losa en la que se había incrustado una barra de oro y un semicírculo del mismo metal, representando la salida del sol en el horizonte. Mas tarde, se sustituyó el sol de oro por un sol de cobre, el cual despareció a su vez, para no ser reemplazado”. El misterio de las catedrales. Fulcanelli.



     Actualmente presenta forma octogonal con 10´3 m. de diámetro, en su centro otro octógono donde se observa una cruz, cuatro ángeles y cuatro figuras: Obispo Evrard, Robert de Luzarches, Thomas de Cormont y su hijo Regnault, arquitectos de la catedral.






           

     Laberinto Basílica Saint Omer. Francia.





     Este laberinto presenta forma cuadrada de 6´6 m. por cada lado; a diferencia de los anteriores, se observa una cruz en su interior.


     Hemos mencionados los más conocidos en catedrales, sin embargo, no debemos olvidar que también podemos encontrarlos en mapas, sobre piedras o también en iglesias en España, algunas de ellas relacionadas con el Temple, sin embargo hasta el momento no he podido encontrar fotos des estos últimos para exponerlas.






Laberinto en el mapamundi de Hereford.








       




                                                                 
                                                                           Laberintos de Mogor. Pontevedra

     Bibliografía:

  • El misterio de las catedrales. Fulcanelli.
  • Enciclopedia de los Símbolos. Udo Becker.
  • Diccionario de Símbolos. Nerio Tello.
  • La mitología templaría. Jesús Avila Granados.
  • El Simbolismo. J.C. Cooper.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada