11 de febrero de 2015

Guerreros Salidos del Campo: Los Almogávares


         Bienvenidos iniciados, como suele ocurrir, siempre hay olvidados en mayor o menor medida a lo largo de la Historia; en esta ocasión nos tendríamos que marchar al tiempo de la Reconquista de la Península Ibérica, hablaremos de un grupo de hombres salidos del campo y convertidos por las circunstancias en guerreros....



     La palabra “Almogávar” proviene del árabe “al-mugawar”, que significa “el que penetra”.
     Se tiene constancia de ellos sobre el año 1238. Nacidos en los Pirineos Aragoneses y Catalanes, Eran grupos de guerrilleros, gente campesina salida de los campos, cambiaron su trabajo en las tierras por la guerra, a cambio de un sueldo o soldada, se convirtieron en Mercenarios.



     Se caracterizaban por su vestimenta, muy parecida a la usada por los visigodos, se alimentaban de lo que les ofrecía el campo, cazaban y dormían a la intemperie.
      Su método de lucha era el “cuerpo a cuerpo”, utilizando siempre 3 saetas, la lanza de acometida , y por último la espada corta, se protegían la cabeza con un casco, al parecer emblema característico de ellos:Cascos elaborados a modo de redecillas que cubrían su parte posterior (nuca) con un trozo de cuero que añadían al mismo.
     Combatían sin temor a la muerte, y llegaron a ser muy temidos por los árabes.
Entre sus lemas o gritos de guerra se encuentran: “Aragó-Aragó” y “Desperta Ferro”.








Casco almogáver.










Catedral de Teruel. Espada corta almogáver

    

 Jaime I los mantuvo a su lado durante la conquista de los territorios valencianos y Valencia entre 1238-1244, acompañado por aproximadamente 60.000 almogávares.
     Sus tropas irían formándose mediante instrucción militar y aumentando en número, instalándose en zonas fronterizas, a modo de acuartelamiento.
     En 1244 tras la firma del Tratado de Almitrar, Murcia, Jaime I instala aquí a 6.000 almogávares, y comienza a fraguar el ataque a la Taifa de Granada; durante este tiempo, los almogávares no respetan los preparativos militares antes de atacar, y provocan un conflicto entre las tropas moriscas y castellanas. Como represalia o castigo, serían enviados por el propio Jaime I a Tierra Santa, para defender San Juan de Acre.



     Posteriormente, quieren seguir combatiendo, apareciendo en escena Carlos de Anjou, rey de Francia, quiere conseguir Sicilia, en estos momentos en manos aragonesas; los almogávares marcharían con sus naves hacia Sicilia, durante los 20 años que duró el conflicto.
     La guerra terminaría en 1302 con la firma de paz, quedando Córcega, Sicilia y Cerdeña bajo dominio aragonés.

     No tardarían mucho en trasladarse hacia Bizancio en ayuda de Andrónico II, que estaba siendo atacado por los turcos, para ello, unos 3./4.000 hombres, 6.500 dependiendo de quien lo escriba, desembarcaron en Grecia a bordo de 39 naves, acompañados de sus familias.
     Como líder y capitán de los almogávires, tenemos a Roger de Flor.
     Durante la primera batalla, matarían 13.000 enemigos, en la segunda y tercera aproximadamente 18.000 cada vez, esto es en las conquistas de Filadelfia, Efeso y Galipolis.

     Como recompensa, Andrónico II nombrará a Roger de Flor megaduque y posteriormente César; Roger se convierte en un gran líder que puede devolver la libertad al pueblo, es visto como un salvador, sin embargo para Andrónico se convierte tanto él como los almogávires, con sus actos vandalicos en grandes molestias.

     Sería su hijo Miguel IX quien tomara las riendas para acabar con todos, o eso creía, para ello invitó a un banquete tanto a Roger como a un centenar de jefes almogávares en Adrianópolis en 1305.
     Mercenarios alanos entraron en la fiesta y degollaron a todos.


    







Los almogávares se unen y se vengan en la llamada “Venganza Catalana”, asolando ciudades, saqueando y arrasando Grecia.


   

  Terminarían instalándose junto a sus familias, en los recién fundados Ducados de Atenas y Neopátria, estados catalano-aragoneses, leales al Rey de Aragón.
Pedro IV reivindicaría en 1377 su derecho a estos territorios, pasando a formar parte de la Corona de Aragón.
     Culminando con la caída de Constantinopla en manos turcas.

Bibliografía:
  • La Rosa de los Vientos. Juan A. Cebrián.
  • Wikipedia.
  • Anotaciones de Arturo Pérez Reverte.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada